943 945 078

cale

Mantener y cuidar tu sistema de calefacción o suelo radiante contribuye al ahorro energético, luego al ahorro de tus facturas.

Entre otras cosas, con un mantenimiento periódico evitas formación de lodos, con la consiguiente obstrucción de circuitos, y garantizas una óptima circulación del agua por el circuito. Además conseguirás prolongar la vida de los componentes de tu instalación, como son la caldera o bombas circuladoras.

¿Por qué debemos limpiar el agua de nuestros circuitos de calefacción?

Con el tiempo, las paredes interiores de los tubos que conforman nuestra instalación se van oxidando por lo que se van formando lodos y cascarillas. Estos residuos en un suelo radiante o circuito de calefacción tienen dos consecuencias catastróficas:

*Pérdida de la transmisión del calor, disminuyendo el rendimiento de nuestra instalación, con el consabido aumento energético.

*Posibles averías en caldera, valvulería, bombas…

Beneficios de limpiar los circuitos:

*Al limpiar nuestros circuitos eliminaremos toda la suciedad almacenada en el interior de los tubos de nuestra instalación (lodo, cascarillas…)

*Evitaremos posibles averías en caldera, valvulería, bombas…

*Optimizaremos el rendimiento de nuestro circuito de calefacción, bien sea de radiadores o suelo radiante.

¿Qué implica limpiar la instalación?

*Vaciado y renovación del agua del circuito (calefacción o suelo radiante)

*Introducción del aditivo de limpieza

*Dejar unos 8 días el aditivo en el circuito de manera que éste limpiará profundamente todas la paredes de nuestras tuberías

*Vaciar el circuito y volver a llenarlo con agua, introduciendo a la vez un protector de circuitos

Con estos sencillos pasos minimizarás los efectos nocivos anteriormente comentados.

Si tienes alguna duda puedes ponerte en contacto con nuestro equipo de calefacción. Ellos te aconsejarán y disiparán las dudas que tengas.

Puedes llamar al 943 945 078 de lunes a viernes de 9:00 a 13:00 y de 15:00 a 18:00 o bien puedes enviar tu cuestión a info@inhogar.net

ww

El mango de ducha es un lugar propenso para acumular la cal que trae el agua, sin embargo no hay que cambiarlo cada vez que se atasca por este motivo.

Normalmente, lo que se suele atascar por la cal son los pequeños agujeros por donde sale el agua. Si no lo limpias periódicamente puede que se te ciegue el mango por completo y que casi no te surta de agua para ducharte.

Una limpieza periódica te evitará estas incomodidades y te dejará disfrutar de una ducha agradable y placentera.

Puedes desatascar el mango con un sencillo método.

* Desmonta el mango de ducha: suéltalo del flexo que viene del grifo.

* Prepara la mezcla anti-cal: mete el mango de ducha en un recipiente suficientemente grande para que te quepa entero. Prepara 1 parte de vinagre por cada tres de agua.

* Déjalo en remojo unos 30 minutos para que se ablande la cal y vaya liberando los orificios. Si puedes dejarlo toda la noche aún mejor.

* Con un viejo cepillo de dientes limpia estos pequeños agujeros para liberarlos de la cal por completo.

* Seca el mango de ducha y vuélvelo a conectar al flexo que te viene del grifo.

Ahora el agua te saldrá de una manera homogénea