Category Archive opinión y consejos

Cómo evitar los malos olores en el baño

Todos hemos sufrido alguna vez malos olores en el baño. No importa lo limpio o lo nuevo que esté, el mal olor en las tuberías puede subir por el desagüe y arruinar cualquier esfuerzo por mantenerlo impecable. Por eso, hoy te vamos a enseñar cómo evitar ese mal olor en el baño en la medida de lo posible, y tener las tuberías limpias para que nuestro aseo esté siempre perfecto.

De dónde vienen los malos olores en el baño: el papel de nuestras tuberías, la bajante y del sifón

Los malos olores en el baño pueden tener varios orígenes y motivos. Aquí vamos a empezar por los más sencillos para, si tenemos suerte, eliminarlos rápidamente.

1. Una mala ventilación

Si nuestro retrete no tiene ventana que da al exterior, una causa del mal olor en el baño puede ser que la rejilla o sistema de ventilación estén obstruidos. Suciedad, algún bloqueo por algo que se haya quedado pegado… La regla número uno para evitar mal olor en el baño es una buena ventilación, así que comprobaremos que sea así y limpiaremos la rejilla o sistema que tenga.

2. Nuestro retrete

Si todo funciona bien, verás que en el retrete queda agua tras tirar de la cadena. Su papel es evitar que los gases de las tuberías con las que conecta nuestro aseo salgan por ahí. En el caso de que haya transcurrido tiempo sin usar el baño, y especialmente en los meses de calor, el agua se evapora, disminuyendo la efectividad de esa barrera. En esos casos, la solución está en hacer correr algo de agua y rellenar esa «barrera».

Si estamos reformando el baño, no la tendremos, es posible incluso que haya tuberías expuestas hasta que pongamos el nuevo retrete. En esos casos es muy importante tapar esas tuberías para evitar el olor.

3. Fuga en la tubería del retrete

Si a pesar de que el baño se usa a menudo, seguimos teniendo mal olor a tuberías, es posible que tengamos una pequeña fuga. Hemos de mirar bien la tubería bajo nuestro retrete y comprobar si hay algún escape en el suelo o si está mojada. Aunque el escape de agua sea mínimo, hemos de tener en cuenta que es suficiente para que salgan gases que producen mal olor en el baño.

En estos casos, la solución es sellar bien el escape de la tubería, o cambiarla por una nueva si es necesario.

4. Tuberías obstruidas

Otra causa posible de mal olor en el baño es que haya un embozo en el retrete. Algo se ha quedado inmovilizado y comienza a oler. En esas situaciones, habremos de desembozar. La manera más sencilla, para casos leves, es usar un producto adecuado que podremos comprar en el supermercado.

Si esto no lo resuelve, hay a la venta unos muelles desatascadores de tuberías, que se introducen por la misma eliminando la obstrucción.

5. La bajante y el papel del sifón

La bajante, es decir, la tubería general que desagua las aguas residuales de todo el edificio, suele ser la causante de un mal olor a tuberías típico de vez en cuando. Conectado a la bajante general (aunque en pisos muy antiguos puede no ir directamente ahí) habrá un sifón, o bote sifónico, que es un depósito cuyo papel principal es impedir que los olores de las tuberías de desagüe, con las que conectan las nuestras, retorne y salga por nuestra casa.

Cuando un piso lleva cerrado tiempo y con el baño sin usar, o por alguna otra razón el sifón se queda sin agua (por ejemplo, por una ventilación insuficiente u obstruida en la bajante), esa función protectora se pierde y el olor de la bajante retorna a nuestro baño. De ahí el mal olor a tubería característico que a veces se produce en el baño, incluso cuando hemos revisado las 4 razones anteriores.

Hacer correr el agua en bidés, inodoros y demás es importante para recuperar el agua en el sifón, pero si esto no funciona y nuestro problema persiste y no está en casa, habremos de llamar a un fontanero.

Cómo eliminar los malos olores en el baño: Resumiendo las soluciones

Ahora que ya conocemos las causas y soluciones de los malos olores en el baño, para que nuestro baño huela siempre bien, habremos de:

  • Asegurarnos de que la ventilación es siempre adecuada.
  • Asegurarnos de que hacemos correr agua habitualmente por las tuberías de cualquier elemento del baño conectado a ellas.
  • Limpiar periódicamente las tuberías con un producto adecuado.
  • Limpiar cualquier embozo a la primera señal del mismo.
  • Asegurarnos de que no hay fuga en la tubería que huele, y sellarla en ese caso.
  • Si todo eso no funciona, puede haber problemas con el sifón de la bajante y, si persiste, lo mejor es llamar a un fontanero.

En definitiva, la mayoría de problemas de mal olor en el baño tienen solución sencilla y podremos mantener un retrete impecable con un poco de cuidado y prevención.

Fuente: Vivienda saludable

Cómo puede ayudarnos la iluminación LED para ahorrar energéticamente

¿Tú también piensas que últimamente no se deja de hablar del gasto energético? Para reducir la dependencia del gas ruso y afrontar las consecuencias económicas derivadas de la invasión rusa de Ucrania, los países de la Unión Europea han de realizar planes centrados en el ahorro energético. Se trata de una situación que afecta en menor medida a España y Portugal, aunque también tenemos que llevar a cabo restricciones. 

En este contexto, España ha comenzado a implantar un plan de ahorro energético. Se trata de medidas que pueden ayudar al mismo tiempo a reducir los efectos de la crisis climática, de la energética derivada de la guerra en Ucrania y de los altos precios de la energía. 

¿Qué pasos se están dando? Seguro que te suena haber oído que el aire acondicionado debe permanecer por encima de los 27 grados y la calefacción no puede superar los 19; por otro lado, los escaparates deben apagarse a las diez de la noche, algo que también sucede con los monumentos. 

Pero, además de estas, se pueden tomar otras medidas. Uno de los aspectos clave reside en el uso de luminarias LED, que son más eficientes y permiten reducir el consumo energético. Y es que, en lo que iluminación se refiere, sabemos, según datos de 2021, que España es el tercer país europeo que más luz exterior emite (medida por satélite), solo tras Malta y Portugal. 

¿Quieres saber cómo puede ayudarnos a mejorar esta situación la iluminación LED? ¡Sigue leyendo! 

Recomendaciones para ahorrar energía

  • En el alumbrado público: las luces LED pueden ser hasta un 60% más eficientes que la iluminación pública tradicional. Por ello, para reducir el gasto en alumbrado público es importante sustituir el mayor número de luminarias posibles por nuevos formatos LED de bajo consumo y alto ahorro energético. Otro aspecto importante es calcular con precisión el número ideal de puntos de luz para conseguir los niveles recomendados y asegurar que los instalados proyecten su halo hacia abajo, evitando perder luz al superar la horizontalidad. Además, es importante estudiar siempre bien el horario de encendido y apagado –en caso de ser automático- y la potencia utilizada. Gracias a ello también se puede lograr reducir la contaminación lumínica. Sin embargo, según indican en este artículo de El País, todavía hay mucho margen de mejora; y es que a pesar de los avances que ofrece la tecnología LED explican que “solo dos de los ocho millones de farolas instaladas en España son de este tipo”

  • En las industrias o comercios: los negocios son de los grandes afectados sobre la subida de precios. En las industrias, para poder aprovechar mejor la instalación de alumbrado es necesario hacer uso de sensores. Estos favorecen el ahorro energético y hacen que la instalación sea más práctica y autosuficiente. Descubre aquí consejos técnicos sobre el uso de sensores en instalaciones eléctricas. Además, es fundamental llevar a cabo proyectos lumínicos y cálculos de amortizaciones que ayudan a saber qué productos son los que lograran más eficiencia y que traerán más amortización a largo plazo. Por último, gracias al empleo de productos inteligentes se puede ver cómo aprovechar las horas de luz con temporizadores o sensores crepusculares y zonas de más o menos tráfico con sensores de movimiento, opciones muy interesantes de cara al alumbrado de escaparates.

  • En el hogar: si quieres reducir tu consumo y factura de la electricidad en casa, es importante que apuestes por el uso de productos eficientes como las luces led, por emplear luminarias eficientes con sensores de movimiento y crepusculares, iluminación solar para el jardín, balcones o exteriores. Otra opción interesante es instalar temporizadores, sistemas de control de tiempo que permiten abrir o cerrar circuitos eléctricos de manera programada y que podrán ayudarte a evitar excederte en el consumo eléctrico. Por último, apóyate en el nuevo etiquetado energético, con él podrás elegir lámparas y luminarias eficientes para el hogar. Encuentra más detalles en nuestro post La iluminación eficiente con productos LED para los hogares

En nuestra tienda online puedes encontrar productos de iluminación LED de Roblan con los que contribuirás al ahorro energético.

Fuente: blog Roblan

La importancia del sistema de calefacción para lograr una vivienda saludable

¿Hasta qué punto influye el sistema de calefacción que escojamos en nuestra salud y nuestro bienestar?

La temperatura y la humedad tienen una influencia decisiva sobre nuestra salud, en ocasiones de formas que ni siquiera solemos tener en cuenta. De esto se desprende que el sistema que empleemos para calentar nuestra vivienda debe de tenerla también. ¿Hasta qué punto esto es así? ¿Realmente son unos sistemas de calefacción más saludables que otros?

Cuando hablamos de temperatura de confort cabría distinguir entre las preferencias personales (temperatura de confort personal) y la temperatura establecida como ideal de manera estadística. Según IDAE (Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía), dicha temperatura ideal en un espacio cerrado será, como norma general, de 21º. Decimos “como norma general”, porque el uso al que esté destinado dicho espacio influirá mucho (por ejemplo, en el caso de los gimnasios, la temperatura ideal baja hasta los 18º), pero podemos decir que, en lo que concierne a una calefacción doméstica, será de 21º.

Por otra parte, cuando hablamos de bienestar en casa solemos olvidar que en realidad la temperatura es solo uno de los factores de la ecuación; el otro es la humedad. Ambos están irremediablemente unidos y se influyen mutuamente (la temperatura alta reduce la humedad, la humedad alta cambia nuestra sensación térmica…) Eso sí, en el caso de la humedad, a diferencia de lo que ocurre con la temperatura, el rango de lo aceptable es muy amplio, se sitúa entre el 50% y el 60%, aunque aún se consideran aceptables valores entre el 40% y el 70%. 

Ahora bien ¿hasta qué punto influye esa ecuación temperatura-humedad sobre nuestra salud? Lo cierto es que lo hace de una manera destacable y que la lista de perjuicios que se derivan de un mal equilibrio no es precisamente pequeña, como veremos a continuación. 

Temperatura elevada, humedad baja

Generalmente, las temperaturas de calefacción elevadas suelen resecar el ambiente. Estos son algunos de los perjuicios de ese desequilibrio: 

  1. Un ambiente reseco influye directamente sobre nuestro organismo deshidratando nuestras mucosas respiratorias. Esto no solo produce malestar, sino que además facilita la acción de virus y bacterias.
  2. Además de las mucosas, también se seca la piel, dando lugar a picores y problemas de dermatitis.
  3. El calor excesivo disminuye la presión arterial, lo que da lugar a que nuestro cerebro reciba menos sangre, lo cual, a su vez produce esa sensación de embotamiento y la clásica cefalea por calefacción.
  4. El calor excesivo también impide el descanso correcto. De hecho, aunque hemos indicado que la temperatura ideal es de 21º, ese es un calor excesivo durante la noche. Mientras dormimos lo ideal es bajar el termostato a entre 15º y 17º. Lo cual, en la práctica, equivale a apagar la calefacción en muchas regiones de España.  Uno de los aspectos menos conocidos de la temperatura excesiva es su relación con el aumento de peso. Esto ocurre porque, no necesitando quemar grasas para regular la temperatura durante la noche, cuando la inactividad hace que su temperatura descienda, el cuerpo las almacena.

Temperatura baja, humedad alta

Por debajo de 17º la percepción de que podemos compensar las bajas temperaturas dentro de casa con más ropa de abrigo es falsa. De forma parecida a lo que ocurre con la temperatura excesiva, el frío y la humedad deprimen nuestro sistema inmunológico y pueden afectar también a nuestra salud.

  1. Las bajas temperaturas y la humedad favorecen la proliferación de microorganismos, mohos y bacterias, que en presencia de corrientes de aire quedarán en suspensión e introduciremos en nuestro organismo mediante la respiración.
  2. La humedad también aumenta la posibilidad de contraer enfermedades como el asma, la sinusitis y otras dolencias respiratorias.
  3. También aumenta el dolor en personas con problemas reumáticos.

Suelo radiante, la tecnología de emisión más saludable

De todo lo anterior se desprende que del sistema de calefacción con que contemos dependerá, y mucho, no ya nuestro confort, sino también nuestra propia salud. Eso sí, hay que aclarar que, teniendo en cuenta que prácticamente todos los sistemas de climatización se apoyan en generadores que se instalan en el exterior, lo que realmente influye aquí es el sistema emisor, es decir, la tecnología que empleamos para distribuir el calor por el interior de la vivienda.

Si ponemos sobre la mesa las ventajas e inconvenientes de las tres tecnologías más empleadas (radiadores convencionales, suelo radiante y fancoils), hay un claro ganador desde el punto de vista del confort y la salud: el suelo radiante.

Las mayores ventajas del suelo radiante son su gran estabilidad a lo largo del tiempo, la uniformidad con la que reparte la temperatura en el espacio y el hecho de ser un sistema de baja temperatura.

Gracias a su uniformidad y a que se trata de un sistema de baja temperatura, con el suelo radiante evitamos las corrientes rápidas de aire. Al no haber apenas aire en movimiento, es más difícil que el polvo y los microorganismos queden en suspensión y los respiremos. Además, con esta tecnología el calor procede del suelo y, por decirlo de alguna manera, lo “sentimos de abajo arriba”. En cambio, con los otros dos sistemas, el aire caliente sube desde sus puntos de emisión hacia el techo y allí se acumula hasta que empezamos a sentirlo de “arriba abajo”, lo que provoca el embotamiento de cabeza del que ya hemos hablado antes.

Por último, pero quizá más importante, gracias a que trabaja a baja temperatura, la influencia del suelo radiante sobre la humedad ambiental es mínima; no se producen ni condensaciones ni resecamiento del ambiente. Así pues, si la humedad está dentro de los rangos aceptables por sí misma, podemos estar seguros de que nuestro sistema radiante no tendrá influencia sobre ella. Y si no lo está, podremos devolverla a los valores aceptables mediante métodos independientes (ventilación habitual y mejora del aislamiento de la vivienda…). 

En definitiva, podríamos decir que no solo influyen en nuestra salud la temperatura y la humedad sino también el sistema emisor que empleemos. Y en este punto no cabe duda de que no hay mejor opción que una instalación de suelo radiante. Si además combinamos este sistema de emisión con un generador 100% limpio, que funcione a base de energías renovables, como es la bomba de calor, no solo estaremos contribuyendo a nuestro bienestar personal, sino también a limitar nuestro impacto en el entorno reduciendo nuestras emisiones de CO2.

Fuente: blog Saunier Duval

Trucos y consejos para ahorrar en la factura de la luz

La tecnología SMART+ de LEDVANCE permite el encendido y apagado de dispositivos eléctricos de forma remota y rastrear el consumo energético.

Comprar electrodomésticos eficientes, hacer un uso responsable de los mismos o controlar la temperatura del hogar son medidas al alcance de todos para ahorrar energía.

Vivimos una revolución cultural y social para luchar contra el cambio climático y promover un consumo más responsable. Teniendo en cuenta que la iluminación es uno de los factores principales a la hora de tener un comportamiento más respetuoso con el medio ambiente, LEDVANCE, uno de los principales proveedores a nivel mundial de iluminación general para profesionales y consumidores finales, apuesta por la innovación con productos más eficientes y con mayor vida útil, sumándose también a distintas iniciativas que apoyan una globalización más ecológica y social como el Pacto Mundial de las Naciones Unidas para generar un crecimiento inteligente, sostenible e integrador.

Además del uso de tecnologías que consumen menos y reducen la factura de la luz, existen otras fórmulas para ahorrar energía en nuestros hogares, que englobamos en los siguientes puntos.

Desconectar los aparatos que no se utilizan

El denominado ‘consumo fantasma’ supone un gasto en electricidad cercano al 10%, por lo que es aconsejable desenchufar los aparatos cuando no se estén utilizando. Evitar el consumo de electricidad de los aparatos conectados permanentemente a la red es una máxima para reducir la factura de la luz. Puede parecer complicado y tedioso estar desconectando todos los enchufes que no se necesitan en determinados momentos. El enchufe SMART+ Outdoor Plug EU de LEDVANCE permite, con un solo toque en el móvil o por control de voz, el encendido de fuentes de luz convencionales y otros dispositivos eléctricos de forma remota, manteniéndolos apagados cuando no se necesitan y, por tanto, ahorrando energía. Además, monitorea el uso de la energía de los dispositivos conectados y rastrea el consumo energético.

Valorar la compra de un frigorífico eficiente

La nevera es “el electrodoméstico”, que más hay que vigilar y el que no se puede apagar casi en ningún momento. A pesar de ello, sí que es importante que cuando se elija cuál comprar, se valore la cantidad de energía eléctrica que va a utilizar y se preste atención a la temperatura media que precisa (la media suele estar entre los –17ºC y los -18ºC para congelador y los 4ºC para nevera). Dicha temperatura, se suele tener en cuenta al pensar en el mantenimiento de los alimentos, en su buena conservación, pero es fundamental recordar que esta también afecta a la energía que necesita el aparato y que puede variar en función del fabricante.

Controlar la temperatura de casa según las estaciones

Según la AEMET, desde los años sesenta ha habido un aumento de temperatura de 0,3ºC por década y se espera que las olas de calor duren cada vez más y sean más intensas. Por ello, la arquitectura se está adaptando también a las circunstancias con un replanteamiento de la forma de construir las casas, pero, hasta que se generalicen estas construcciones más sostenibles se pueden tomar medidas a nivel personal.

Así, en invierno, se aconseja mantener la temperatura de casa entre 19ºC y 21ºC de día y, si es necesario, abrigarse. No debemos poner la ropa mojada a secar en los radiadores porque eso va a retrasar la aclimatación del hogar y aumentar el consumo de energía. Por la noche se debe apagar la calefacción, ya que no es necesaria gracias a los edredones y a la termorregulación de nuestro cuerpo mientras dormimos. Además, si se sigue sintiendo frío se pueden cerrar las cortinas y bajar las persianas para mantener el calor para crear una barrera contra el frío de los cristales

Por otro lado, en verano, se recomienda tomar medidas muy similares, pero con el objetivo opuesto: para que no entre el calor y mantener el frío en el interior, con una temperatura en torno a los 27ºC.

Uso responsable de lavavajillas, lavadora y fuegos de cocina

Los diferentes tamaños de fuegos para cocinar tienen un propósito. Se debe utilizar el fuego y recipiente que más se adecúe a la cantidad de comida que se va a preparar para no malgastar energía. Un fuego grande, aunque se utilice un cazo pequeño, va a precisar más energía que el fuego correspondiente al tamaño del cazo y, además, se va a malgastar dicha energía.

Los hornos y microondas utilizan más energía que si se cocina con una olla a presión o una sartén, igual que si optamos por cocinar a fuego alto en vez de a fuego lento, porque su función es acelerar y reducir el tiempo de cocción. Por eso, es mejor encontrar el tiempo para cocinar sin prisa, e incluso hacer comida que podamos conservar en la nevera para consumir otro día. Ahorraremos energía y el tener que ponernos de nuevo a cocinar cuando no nos apetezca.

La lavadora y el lavavajillas son otros dos dispositivos principales y, la mejor opción es programarlos en lavados cortos con la menor temperatura posible y con una carga de ropa y vajillas que aproveche al máximo el espacio disponible.

Existen muchas otras opciones para ahorrar, pero estas son las que están al alcance de todas las personas, familias y hogares.

10 electrodomésticos que puedes desenchufar para ahorrar energía en casa

¿Sabías que esos aparatos, los que siempre están enchufados, aumentan constantemente tu factura de la luz? Se llama uso de energía o consumo fantasma: incluso cuando no están encendidos, estos aparatos consumen energía por el mero hecho de estar enchufados.

Os presentamos una breve lista de los aparatos que deberías desconectar. ¡Esperamos que te sirva de mucha ayuda!

1. El microondas

Obviamente, hay algunos electrodomésticos que no sería conveniente y, casi imposible, desenchufar. Pero otros merecen ese esfuerzo adicional que marca la diferencia: el microondas, la tostadora y otros aparatos similares son fáciles de desenchufar, y marcan un antes y un después en tu consumo eléctrico.

2. Cargadores

Probablemente, todos somos culpables de dejar nuestros cargadores enchufados. Desde los del teléfono móvil y el portátil, hasta los teléfonos inalámbricos y cepillos de dientes eléctricos. Los cargadores aumentan la factura eléctrica cada minuto que están enchufados, pero sin usarse. ¡Así que una vez que tu dispositivo esté al 100% de carga, ¡desenchúfalo!

3. Ordenadores

Tampoco confíes en el modo reposo, pues no supone una gran diferencia. Como no queda otra opción, acostúmbrate a desenchufar tu ordenador todas las noches. Es un verdadero ahorro de energía, y también ayuda a proteger tu ordenador de graves daños.

4. El televisor

Todos tenemos la costumbre de dejar conectada la televisión cuando no la estamos utilizando o, simplemente, cambiamos de actividad y dejamos de darle uso. Pues esto es un error garrafal, ya que el monitor de un televisor consume muchísima energía, incluso estando apagado.

5. La nevera

Este electrodoméstico suele estar siempre encendido, día tras día, para conservar los alimentos que alberga en su interior. Sin embargo, puedes apagar el frigorífico cuando te vayas de viaje o vayas a estar fuera una temporada y tengas que vaciar la nevera. Si la desconectas en estas situaciones, ahorraras una buena suma de dinero a final de mes.

6. Las regletas

Una regleta o base de enchufes, suele tener varios electrodomésticos y aparatos electrónicos conectados a ella. Esto quiere decir que cuando está encendida, a todo el consumo que generan estos aparatos, también se le deberá sumar el propio consumo de la regleta. Aunque no consuma demasiada potencia, apagándola cuando no la estés utilizando ni tengas ningún dispositivo enchufado, ¡el consumo de la regleta pasará a ser 0!

7. La impresora

La impresora es un aparato electrónico que solemos tener siempre encendido, porque el trabajo nunca para, además, es bastante práctico disponer de una impresora que siempre nos ayude a terminar con ese papeleo de última hora. No obstante, recuerda que su consumo es alto porque está en modo standby, así que será mejor si empiezas a cambiar esta costumbre.

8. El aire acondicionado

Durante los meses de verano más calurosos, el aire acondicionado se convierte en tu mejor aliado. Pero eso significa que en invierno debes dejarlo descansar: desenchúfalo y ahorra cada mes en la factura de la luz de los meses más fríos.

9. La cafetera

La cafeína es para muchos ese empujón necesario para afrontar un día duro de trabajo. No obstante, la situación se repite con la cafetera, igual que con otros pequeños electrodomésticos de la cocina: es mejor apagarla y desenchufarla cuando no la estés usando. Valdrá la pena cuando veas el recibo de la luz cada vez más asequible.

10. Grandes electrodomésticos

Al dejar estos electrodomésticos enchufados, tu factura de la luz puede ser más alta que si los desenchufaras cuando no los estás utilizando. Igual que con la nevera, el lavavajillas, la secadora o la lavadora tienen el enchufe detrás y sería muy interesante que, pese a que es un lugar de incómodo acceso, lo intentaras implementar en tu rutina, al menos cuando te vayas de viaje o estés fuera de tu casa durante una temporada, especialmente si cuentan con pantallas led en las que dan la hora o siempre tienen algún piloto encendido.

www.inhogar.net tu tienda de repuestos online

Cómo convertir tu baño en un auténtico spa

La esencia de un spa doméstico viene determinada en gran medida por el tipo de ducha que elijas

El diseño, la tecnología y el confort son elementos que cambian a lo largo del tiempo y, es por ello por lo que, si estás pensando en renovar o actualizar tu baño, analices cuál es la opción que mejor se adapta a tus nuevas necesidades.

Es importante que ésta sea versátil y ofrezca diferentes tipos de chorros que contribuyan a crear ese efecto “spa” que estamos buscando. Desde un chorro fino y estimulante hasta uno con mayor potencia que recuerde a los beneficios de un masaje.

Se ha demostrado que llevar una vida ajetreada puede producir efectos negativos en el organismo y en tu bienestar, y en este sentido, la hidroterapia puede ser la fórmula perfecta para aliviar el estrés de manera más sencilla.

Hansgrohe te ofrece un cabezal extragrande con la nueva showerpipe Crometta 240, que posee un cabezal de ducha de 24 centímetros y gracias a su delicada y envolvente efecto “lluvia”, te ayudará a sentirte como nuevo/a.

Puedes ver aquí la Crometta S Showerpipe 240 1jet con termostato

La experiencia de la ducha es muy importante, pero también lo es el ahorro de agua

Tanto para el cuidado del medio ambiente como para tu bolsillo. La gama de ducha Crometta de hansgrohe también la tienes disponible en su versión EcoSmart, (caudal de agua 9 l/min), por lo que es una opción perfecta si deseas reducir el consumo de agua sin tener que renunciar al placer y al confort. Puedes verla aquí.

Por último, también puedes jugar con la temperatura del agua y porque no, con unas esencias que te ayuden a recrear un efecto aromático y 100% envolvente. En este sentido, el kit RainScent de hansgrohe compuesto por unas pastillas de ducha elaboradas a partir de aceites esenciales naturales, van a conseguir crear una experiencia de ducha sensual y duradera, gracias al amplio abanico de aromas como lavanda, granada, limón, bergamota o abeto de plata que ofrece.

Con todos estos elementos de Hangrohe, seguro que podrás conseguir de tu baño un lugar especial y única para ti y para los tuyos, con la que conseguirás un efecto totalmente renovador y beneficioso, como si de un spa se tratara.

En inhogar.net somos distribuidores de los productos Hansgrohe, visita nuestra tienda online o solicítanos más información.

Fuente: blog Auna Distribución

Cómo identificar tu inodoro

Inodoro Jacob Delafon | Inhogar

Con estas sencillas pautas identificarás tu inodoro Jacob Delafon y así sabrás cuál es a la hora de elegir tus repuestos.

Tan sólo tendrás que realizar dos fotografías al inodoro y enviárnoslas por whatsapp al 681106242 ¡así de fácil!

Y si aún tienes dudas contacta con nuestro equipo en inhogar.net y te ayudaremos lo antes posible.

Escríbenos a info@inhogar.net o por teléfono/whatsapp al 681 106 242

En www.inhogar.net somos los distribuidores oficiales de los repuestos de Jacob Delafon

Cálculo de presión y caudal

En muchas ocasiones adquirimos productos que para su correcto funcionamiento nos pide una presión mínima de agua.

La presión viene dada en kilos por centímetro cuadrado (kg/cm²) o en bares.

Para medir la presión necesitamos de un manónetro

La función del manómetro es realizar la medición de la presión de líquidos, los cuales pueden ser medidos en manómetros de un solo tubo o manómetros en forma de U. Los manómetros de un solo tubo, sirven exclusivamente para medir líquidos.

Para medir con el manómetro la presión, debemos colocarlo en la entrada de agua.

Si no tenemos manómetro podemos pedir la presión a nuestra compañía suministradora de agua.

Para el buen funcionamiento en nuestro hogar de la caldera, termo, y la presión en general del agua, necesita un mínimo de 2kg/cm² (2bares). Si la presión es superior a 5 bares estamos en una presión peligrosa. Nuestros aparatos (termos, calderas…) pueden sufrir algún tipo de anomalía. Necesitaremos colocar en nuestra instalación un reductor de presión para poder bajar esta presión a niveles óptimos.

El caudal

El caudal se mide en metros cúbicos por hora (m³/h). Suele venir indicado en el contrato de nuestra compañía suministradora de agua. Podemos revisar nosotros mismos el caudal de una manera muy sencilla: usando la toma más cercana al contador llenamos un cubo de 10 litros de agua y medimos el tiempo que tarda en llenarse.

Por ejemplo: si en llenarse 10 litros tarda 1 minuto, en 60 minutos (1 hora) se llenarían 600 litros. Como 1000 litros equivalen a 1m3, en este caso nuestro caudal sería de 0,6m3/h.

Si necesitas un manómetro, un reductor de presión o más información sobre esto, contacta con nosotros en www.inhogar.net también a través de whatsapp: 681 10 62 42

¿Cómo desatascar desagües y tuberías?

La primera prueba de que el desagüe de tu lavabo, fregadero, bañera o plato de ducha se está atascando la ves cuando el agua se va más lentamente por el sifón.

Muchas veces nosotros somos los causantes de atascar las tuberías de casa

Te damos algunos ejemplos y qué pautas seguir para que esto no te suceda.

  • Los detergentes, geles de ducha o jabones que usamos se van acumulando en las cañerías, si aparte de esto echamos el aceite de cocinar por la fregadera conseguimos que estos jabones se adhieran más fácil.
  •  El los platos de ducha y bañeras se recogen mucha cantidad de pelo en sus sifones. Una limpieza periódica facilitará que el agua fluya mejor y tengamos menos posibilidades de atascos.
  • Evita en la medida de lo posible que la comida se cuele por la tubería del fregadero. Basta con poner un tapón con agujeros para que los restos se queden en él y con que lo limpies después de cada fregado ayudarás a que tus tuberías estén en mejor estado.

Cuando te des cuenta que el agua empieza a correr más lento por tus desagües lo acertado es recurrir a un simple desatascador, probablemente te baste con esto.

Bicarbonato y vinagre los mejores aliados

Utiliza una medida de bicarbonato por dos de vinagre, échalo por el sifón atascado, déjalo actuar al menos media hora, después por a hervir un litro o más de agua y cuando esté hirviendo viértelo sobre la solución de bicarbonato y vinagre. Después utiliza el desatascador y verás como toda la suciedad y el atasco sale sin problemas.

¡No improvises!

A pesar de que a veces tendemos a utilizar alambres o algún objeto que ayude al desatasco, nuestra opinión es contraria a estos usos ya que se nos pueden colar en las tuberías y hacer que el problema sea mayor o incluso perforar o dañar la tubería.

Si el problema persiste, tendrás que llamar a un profesional, no te resistas.

www.inhogar.net

Humedades en el cuarto de baño, cómo evitarlas

El baño es una de las zonas de tu casa donde mayor higiene debes tener para evitar problemas bacterianos. Uno de los problemas más comunes suelen ser las humedades que pueden hacer aparecer moho.

Consejos para no tener humedades

Si tienes cortina de ducha estírala después de ducharte o bañarte. El moho suele aparecer porque ésta se queda húmeda cuando te bañas o duchas y no la estiras. A parte haces que dure menos.

Si tienes mampara, seca los cristales después de ducharte o bañarte.

Después de darte un baño o ducha abre la ventana para que el cuarto de baño se seque antes. Tras ducharte con agua caliente, las paredes y mobiliario de tu cuarto de baño quedan empapadas, si no lo ventilas ayudarás a la formación del tan temido moho.

El mejor enemigo para el moho, a parte de la ventilación, es la lejía, utilízala, te ayudara también a tener desinfectado tu baño.

Si en algún momento ves que en tu baño se oscurece la pintura o de la pared o del techo, es porque hay una humedad que deberás tratarla lo antes posible para que no te vaya a más.

Las juntas de la bañera o ducha suelen oscurecerse, lo mejor es retirarlas con cuidado con una cuchilla, utilizar lejía para su desinfección y una vez todo esté seco, sellarlo con una silicona antimoho.

1 2 7