Author Archive Administrador

La importancia del sistema de calefacción para lograr una vivienda saludable

¿Hasta qué punto influye el sistema de calefacción que escojamos en nuestra salud y nuestro bienestar?

La temperatura y la humedad tienen una influencia decisiva sobre nuestra salud, en ocasiones de formas que ni siquiera solemos tener en cuenta. De esto se desprende que el sistema que empleemos para calentar nuestra vivienda debe de tenerla también. ¿Hasta qué punto esto es así? ¿Realmente son unos sistemas de calefacción más saludables que otros?

Cuando hablamos de temperatura de confort cabría distinguir entre las preferencias personales (temperatura de confort personal) y la temperatura establecida como ideal de manera estadística. Según IDAE (Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía), dicha temperatura ideal en un espacio cerrado será, como norma general, de 21º. Decimos “como norma general”, porque el uso al que esté destinado dicho espacio influirá mucho (por ejemplo, en el caso de los gimnasios, la temperatura ideal baja hasta los 18º), pero podemos decir que, en lo que concierne a una calefacción doméstica, será de 21º.

Por otra parte, cuando hablamos de bienestar en casa solemos olvidar que en realidad la temperatura es solo uno de los factores de la ecuación; el otro es la humedad. Ambos están irremediablemente unidos y se influyen mutuamente (la temperatura alta reduce la humedad, la humedad alta cambia nuestra sensación térmica…) Eso sí, en el caso de la humedad, a diferencia de lo que ocurre con la temperatura, el rango de lo aceptable es muy amplio, se sitúa entre el 50% y el 60%, aunque aún se consideran aceptables valores entre el 40% y el 70%. 

Ahora bien ¿hasta qué punto influye esa ecuación temperatura-humedad sobre nuestra salud? Lo cierto es que lo hace de una manera destacable y que la lista de perjuicios que se derivan de un mal equilibrio no es precisamente pequeña, como veremos a continuación. 

Temperatura elevada, humedad baja

Generalmente, las temperaturas de calefacción elevadas suelen resecar el ambiente. Estos son algunos de los perjuicios de ese desequilibrio: 

  1. Un ambiente reseco influye directamente sobre nuestro organismo deshidratando nuestras mucosas respiratorias. Esto no solo produce malestar, sino que además facilita la acción de virus y bacterias.
  2. Además de las mucosas, también se seca la piel, dando lugar a picores y problemas de dermatitis.
  3. El calor excesivo disminuye la presión arterial, lo que da lugar a que nuestro cerebro reciba menos sangre, lo cual, a su vez produce esa sensación de embotamiento y la clásica cefalea por calefacción.
  4. El calor excesivo también impide el descanso correcto. De hecho, aunque hemos indicado que la temperatura ideal es de 21º, ese es un calor excesivo durante la noche. Mientras dormimos lo ideal es bajar el termostato a entre 15º y 17º. Lo cual, en la práctica, equivale a apagar la calefacción en muchas regiones de España.  Uno de los aspectos menos conocidos de la temperatura excesiva es su relación con el aumento de peso. Esto ocurre porque, no necesitando quemar grasas para regular la temperatura durante la noche, cuando la inactividad hace que su temperatura descienda, el cuerpo las almacena.

Temperatura baja, humedad alta

Por debajo de 17º la percepción de que podemos compensar las bajas temperaturas dentro de casa con más ropa de abrigo es falsa. De forma parecida a lo que ocurre con la temperatura excesiva, el frío y la humedad deprimen nuestro sistema inmunológico y pueden afectar también a nuestra salud.

  1. Las bajas temperaturas y la humedad favorecen la proliferación de microorganismos, mohos y bacterias, que en presencia de corrientes de aire quedarán en suspensión e introduciremos en nuestro organismo mediante la respiración.
  2. La humedad también aumenta la posibilidad de contraer enfermedades como el asma, la sinusitis y otras dolencias respiratorias.
  3. También aumenta el dolor en personas con problemas reumáticos.

Suelo radiante, la tecnología de emisión más saludable

De todo lo anterior se desprende que del sistema de calefacción con que contemos dependerá, y mucho, no ya nuestro confort, sino también nuestra propia salud. Eso sí, hay que aclarar que, teniendo en cuenta que prácticamente todos los sistemas de climatización se apoyan en generadores que se instalan en el exterior, lo que realmente influye aquí es el sistema emisor, es decir, la tecnología que empleamos para distribuir el calor por el interior de la vivienda.

Si ponemos sobre la mesa las ventajas e inconvenientes de las tres tecnologías más empleadas (radiadores convencionales, suelo radiante y fancoils), hay un claro ganador desde el punto de vista del confort y la salud: el suelo radiante.

Las mayores ventajas del suelo radiante son su gran estabilidad a lo largo del tiempo, la uniformidad con la que reparte la temperatura en el espacio y el hecho de ser un sistema de baja temperatura.

Gracias a su uniformidad y a que se trata de un sistema de baja temperatura, con el suelo radiante evitamos las corrientes rápidas de aire. Al no haber apenas aire en movimiento, es más difícil que el polvo y los microorganismos queden en suspensión y los respiremos. Además, con esta tecnología el calor procede del suelo y, por decirlo de alguna manera, lo “sentimos de abajo arriba”. En cambio, con los otros dos sistemas, el aire caliente sube desde sus puntos de emisión hacia el techo y allí se acumula hasta que empezamos a sentirlo de “arriba abajo”, lo que provoca el embotamiento de cabeza del que ya hemos hablado antes.

Por último, pero quizá más importante, gracias a que trabaja a baja temperatura, la influencia del suelo radiante sobre la humedad ambiental es mínima; no se producen ni condensaciones ni resecamiento del ambiente. Así pues, si la humedad está dentro de los rangos aceptables por sí misma, podemos estar seguros de que nuestro sistema radiante no tendrá influencia sobre ella. Y si no lo está, podremos devolverla a los valores aceptables mediante métodos independientes (ventilación habitual y mejora del aislamiento de la vivienda…). 

En definitiva, podríamos decir que no solo influyen en nuestra salud la temperatura y la humedad sino también el sistema emisor que empleemos. Y en este punto no cabe duda de que no hay mejor opción que una instalación de suelo radiante. Si además combinamos este sistema de emisión con un generador 100% limpio, que funcione a base de energías renovables, como es la bomba de calor, no solo estaremos contribuyendo a nuestro bienestar personal, sino también a limitar nuestro impacto en el entorno reduciendo nuestras emisiones de CO2.

Fuente: blog Saunier Duval

Cómo mantener la fontanería de tu hogar en buen estado

Imprevistos con la fontanería en casa los hemos tenido todos, pero saber cómo evitarlos es la mejor forma de evitar sustos.

Te damos unos consejos para mantener las tuberías en buen estado y ahorrarnos la visita de un fontanero de urgencia.

Cuida lo que tiras al inodoro o por el desagüe

Lo único que deberías tirar al inodoro es papel higiénico. Cualquier otro producto como toallitas, bastoncillos, envoltorios de plástico o productos de higiene femenina deben ir a la basura. Todos estos productos no se deshacen, por lo que van creando un tapón que puede llegar a atascar no solo tu retrete, sino los bajantes de tu bloque entero.

En el caso del desagüe de la cocina, el principal problema son los restos de comida. Debemos tener cuidado y asegurarnos de que antes de dejar los platos y cubiertos en el fregadero estén libres de restos. Estos, por muy pequeños que parezcan pueden acabar generando un atasco y malos olores. Es cierto que no es muy complicado quitarlos, pero si bastante desagradable. Un consejo: cómprate un colador de fregadero y asegúrate de que esté bien colocado a la hora de fregar para después simplemente vaciarlo y así evitar atascos.

En cuanto al desagüe de la ducha, la acumulación de pelos es algo tan común como cualquiera de los anteriores. Mucha gente se olvida de ir eliminando los pelos que se caen durante la ducha, y estos no son muy perceptibles hasta que no están acumulados en cantidad, se ha atascado el desagüe y el agua ya no se va.

Limpia las cañerías periódicamente

Los productos extremos para casos extremos. Es preferible evitar los atascos antes de que sucedan. Para ello, lo mejor es utilizar periódicamente algún producto suave para evitar cualquier tipo de acumulación. Los productos para solucionar atascos son muy corrosivos y estropean el interior de las tuberías, por lo que mejor evitarlos.

Usa menos agua

Por supuesto que las tuberías están para transportar agua, pero cuanta menos uses, además del ahorro económico que esto supone, menos se desgasta el interior de estas. Haz lo posible para reducir el consumo de agua en tu día a día con simples cambios como: cierra el grifo mientras te laves los dientes, date una ducha en vez de un baño, llena la lavadora al completo antes de ponerla… con gestos como estos estarás ahorrando, cuidando tus tuberías y ayudando al medio ambiente.

Revisa la fontanería una vez al año

Con las acciones citadas anteriormente, entre otras, podemos favorecer el cuidado y mantenimiento de la fontanería de nuestro hogar, pero como un profesional nada. Un elemento que se usa a diario necesita pasar revisiones periódicamente para evitar problemas de mayor gravedad. Una vez al año será suficiente para mantener tus tuberías en perfecto estado, siempre que cuentes con un fontanero de calidad.

Repuestos de urgencia

Si la avería ha ido a más y necesitas un repuesto de urgencia para tu inodoro, puedes adquirirlo en inhogar, nuestra tienda online, en la que además somos los distribuidores oficiales de los repuestos de sanitarios Jacob Delafon.

Trucos y consejos para ahorrar en la factura de la luz

La tecnología SMART+ de LEDVANCE permite el encendido y apagado de dispositivos eléctricos de forma remota y rastrear el consumo energético.

Comprar electrodomésticos eficientes, hacer un uso responsable de los mismos o controlar la temperatura del hogar son medidas al alcance de todos para ahorrar energía.

Vivimos una revolución cultural y social para luchar contra el cambio climático y promover un consumo más responsable. Teniendo en cuenta que la iluminación es uno de los factores principales a la hora de tener un comportamiento más respetuoso con el medio ambiente, LEDVANCE, uno de los principales proveedores a nivel mundial de iluminación general para profesionales y consumidores finales, apuesta por la innovación con productos más eficientes y con mayor vida útil, sumándose también a distintas iniciativas que apoyan una globalización más ecológica y social como el Pacto Mundial de las Naciones Unidas para generar un crecimiento inteligente, sostenible e integrador.

Además del uso de tecnologías que consumen menos y reducen la factura de la luz, existen otras fórmulas para ahorrar energía en nuestros hogares, que englobamos en los siguientes puntos.

Desconectar los aparatos que no se utilizan

El denominado ‘consumo fantasma’ supone un gasto en electricidad cercano al 10%, por lo que es aconsejable desenchufar los aparatos cuando no se estén utilizando. Evitar el consumo de electricidad de los aparatos conectados permanentemente a la red es una máxima para reducir la factura de la luz. Puede parecer complicado y tedioso estar desconectando todos los enchufes que no se necesitan en determinados momentos. El enchufe SMART+ Outdoor Plug EU de LEDVANCE permite, con un solo toque en el móvil o por control de voz, el encendido de fuentes de luz convencionales y otros dispositivos eléctricos de forma remota, manteniéndolos apagados cuando no se necesitan y, por tanto, ahorrando energía. Además, monitorea el uso de la energía de los dispositivos conectados y rastrea el consumo energético.

Valorar la compra de un frigorífico eficiente

La nevera es “el electrodoméstico”, que más hay que vigilar y el que no se puede apagar casi en ningún momento. A pesar de ello, sí que es importante que cuando se elija cuál comprar, se valore la cantidad de energía eléctrica que va a utilizar y se preste atención a la temperatura media que precisa (la media suele estar entre los –17ºC y los -18ºC para congelador y los 4ºC para nevera). Dicha temperatura, se suele tener en cuenta al pensar en el mantenimiento de los alimentos, en su buena conservación, pero es fundamental recordar que esta también afecta a la energía que necesita el aparato y que puede variar en función del fabricante.

Controlar la temperatura de casa según las estaciones

Según la AEMET, desde los años sesenta ha habido un aumento de temperatura de 0,3ºC por década y se espera que las olas de calor duren cada vez más y sean más intensas. Por ello, la arquitectura se está adaptando también a las circunstancias con un replanteamiento de la forma de construir las casas, pero, hasta que se generalicen estas construcciones más sostenibles se pueden tomar medidas a nivel personal.

Así, en invierno, se aconseja mantener la temperatura de casa entre 19ºC y 21ºC de día y, si es necesario, abrigarse. No debemos poner la ropa mojada a secar en los radiadores porque eso va a retrasar la aclimatación del hogar y aumentar el consumo de energía. Por la noche se debe apagar la calefacción, ya que no es necesaria gracias a los edredones y a la termorregulación de nuestro cuerpo mientras dormimos. Además, si se sigue sintiendo frío se pueden cerrar las cortinas y bajar las persianas para mantener el calor para crear una barrera contra el frío de los cristales

Por otro lado, en verano, se recomienda tomar medidas muy similares, pero con el objetivo opuesto: para que no entre el calor y mantener el frío en el interior, con una temperatura en torno a los 27ºC.

Uso responsable de lavavajillas, lavadora y fuegos de cocina

Los diferentes tamaños de fuegos para cocinar tienen un propósito. Se debe utilizar el fuego y recipiente que más se adecúe a la cantidad de comida que se va a preparar para no malgastar energía. Un fuego grande, aunque se utilice un cazo pequeño, va a precisar más energía que el fuego correspondiente al tamaño del cazo y, además, se va a malgastar dicha energía.

Los hornos y microondas utilizan más energía que si se cocina con una olla a presión o una sartén, igual que si optamos por cocinar a fuego alto en vez de a fuego lento, porque su función es acelerar y reducir el tiempo de cocción. Por eso, es mejor encontrar el tiempo para cocinar sin prisa, e incluso hacer comida que podamos conservar en la nevera para consumir otro día. Ahorraremos energía y el tener que ponernos de nuevo a cocinar cuando no nos apetezca.

La lavadora y el lavavajillas son otros dos dispositivos principales y, la mejor opción es programarlos en lavados cortos con la menor temperatura posible y con una carga de ropa y vajillas que aproveche al máximo el espacio disponible.

Existen muchas otras opciones para ahorrar, pero estas son las que están al alcance de todas las personas, familias y hogares.

Amores de verano… ¡y calor!

¡¿Qué tendrá el verano que levanta pasiones?!

Estamos convencidos que esto va a ser por el calor, y sí, hay mucha gente que se enamora en esta estación tan bonita. Algunos llegan al punto de enamorarse ¡hasta de su aire acondicionado!

Pues sí, hay personas que sienten verdadero placer con la sensación de tener un sitio fresquito para combatir los calores del estío.

Amor – Odio

Como en toda relación hay controversias, y ese placer que da el aire fresquito, se tuerce un poco al llegar fin de mes y ver la facturaza de la luz, y aquí es donde tenemos la bronca montada (todo no puede ser de color de rosas).

Como esto nos lo veíamos venir: mejor prevenir que curar

¿Cómo? Pues aislando de la mejor manera posible nuestra vivienda.

En el aire acondicionado se pueden conseguir ahorros de energía superiores al 30% instalando toldos en las ventanas donde más da el sol, evitando la entrada de aire caliente en el interior de la vivienda y aislando adecuadamente muros y techos.

Consejos para mantener la pasión (y ahorrar)

Unos consejos para que la relación no se vaya a pique, datos del Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía para el uso correcto de estos equipamientos y ahorrar en aire acondicionado:

  1. A la hora de la compra, déjate asesorar por profesionales.
  2. Fija la temperatura de refrigeración a 26ºC.
  3. Cuando enciendas el aparato de aire acondicionado, no ajustes el termostato a una temperatura más baja de lo normal: no enfriará la casa más rápido y el enfriamiento podría resultar excesivo y, por tanto, un gasto innecesario.
  4. Instalar toldos, cerrar persianas y correr cortinas son sistemas eficaces para reducir el calentamiento de nuestra vivienda.
  5. En verano, ventila la casa cuando el aire de la calle sea más fresco (primeras horas de la mañana y durante la noche).
  6. Un ventilador, preferentemente de techo, puede ser suficiente para mantener un adecuado confort.
  7. Es importante colocar los aparatos de refrigeración de tal modo que les dé el sol lo menos posible y haya una buena circulación de aire. En el caso de que las unidades condensadas estén en un tejado, es conveniente cubrirlas con un sistema de ensombramiento.
  8. Los colores claros en techos y paredes exteriores reflejan la radiación solar y, por tanto, evitan el calentamiento de los espacios interiores.

Nuestra recomendación: cualquier relación si la cuidas, siempre ocupará un lugar en tu vida… Cuídate y usa la energía justa.

www.inhogar.net

10 electrodomésticos que puedes desenchufar para ahorrar energía en casa

¿Sabías que esos aparatos, los que siempre están enchufados, aumentan constantemente tu factura de la luz? Se llama uso de energía o consumo fantasma: incluso cuando no están encendidos, estos aparatos consumen energía por el mero hecho de estar enchufados.

Os presentamos una breve lista de los aparatos que deberías desconectar. ¡Esperamos que te sirva de mucha ayuda!

1. El microondas

Obviamente, hay algunos electrodomésticos que no sería conveniente y, casi imposible, desenchufar. Pero otros merecen ese esfuerzo adicional que marca la diferencia: el microondas, la tostadora y otros aparatos similares son fáciles de desenchufar, y marcan un antes y un después en tu consumo eléctrico.

2. Cargadores

Probablemente, todos somos culpables de dejar nuestros cargadores enchufados. Desde los del teléfono móvil y el portátil, hasta los teléfonos inalámbricos y cepillos de dientes eléctricos. Los cargadores aumentan la factura eléctrica cada minuto que están enchufados, pero sin usarse. ¡Así que una vez que tu dispositivo esté al 100% de carga, ¡desenchúfalo!

3. Ordenadores

Tampoco confíes en el modo reposo, pues no supone una gran diferencia. Como no queda otra opción, acostúmbrate a desenchufar tu ordenador todas las noches. Es un verdadero ahorro de energía, y también ayuda a proteger tu ordenador de graves daños.

4. El televisor

Todos tenemos la costumbre de dejar conectada la televisión cuando no la estamos utilizando o, simplemente, cambiamos de actividad y dejamos de darle uso. Pues esto es un error garrafal, ya que el monitor de un televisor consume muchísima energía, incluso estando apagado.

5. La nevera

Este electrodoméstico suele estar siempre encendido, día tras día, para conservar los alimentos que alberga en su interior. Sin embargo, puedes apagar el frigorífico cuando te vayas de viaje o vayas a estar fuera una temporada y tengas que vaciar la nevera. Si la desconectas en estas situaciones, ahorraras una buena suma de dinero a final de mes.

6. Las regletas

Una regleta o base de enchufes, suele tener varios electrodomésticos y aparatos electrónicos conectados a ella. Esto quiere decir que cuando está encendida, a todo el consumo que generan estos aparatos, también se le deberá sumar el propio consumo de la regleta. Aunque no consuma demasiada potencia, apagándola cuando no la estés utilizando ni tengas ningún dispositivo enchufado, ¡el consumo de la regleta pasará a ser 0!

7. La impresora

La impresora es un aparato electrónico que solemos tener siempre encendido, porque el trabajo nunca para, además, es bastante práctico disponer de una impresora que siempre nos ayude a terminar con ese papeleo de última hora. No obstante, recuerda que su consumo es alto porque está en modo standby, así que será mejor si empiezas a cambiar esta costumbre.

8. El aire acondicionado

Durante los meses de verano más calurosos, el aire acondicionado se convierte en tu mejor aliado. Pero eso significa que en invierno debes dejarlo descansar: desenchúfalo y ahorra cada mes en la factura de la luz de los meses más fríos.

9. La cafetera

La cafeína es para muchos ese empujón necesario para afrontar un día duro de trabajo. No obstante, la situación se repite con la cafetera, igual que con otros pequeños electrodomésticos de la cocina: es mejor apagarla y desenchufarla cuando no la estés usando. Valdrá la pena cuando veas el recibo de la luz cada vez más asequible.

10. Grandes electrodomésticos

Al dejar estos electrodomésticos enchufados, tu factura de la luz puede ser más alta que si los desenchufaras cuando no los estás utilizando. Igual que con la nevera, el lavavajillas, la secadora o la lavadora tienen el enchufe detrás y sería muy interesante que, pese a que es un lugar de incómodo acceso, lo intentaras implementar en tu rutina, al menos cuando te vayas de viaje o estés fuera de tu casa durante una temporada, especialmente si cuentan con pantallas led en las que dan la hora o siempre tienen algún piloto encendido.

www.inhogar.net tu tienda de repuestos online

Iluminación LED y ritmos circadianos: ¿Qué tienen que ver?

En determinados momentos del día podemos sentir energía o sueño, vigor o fatiga. Los ciclos circadianos marcan nuestras fases de energía a lo largo del día. Conozca qué son y su influencia en nuestro organismo.

Iluminación LED y ritmos circadianos son conceptos estrechamente ligados. El nexo que los une es su capacidad de contribuir al bienestar y calidad de vida, en tanto que la luz influye en la calidad del sueño. Respetar los ritmos circadianos da como resultado mejoras en el descanso, la alimentación y el estado de ánimo. Gracias a los avances tecnológicos, la iluminación LED puede adaptarse a estos ciclos.

Qué son los ritmos circadianos

Los seres humanos vivimos en torno a los ciclos de luz. Nuestros niveles de actividad, deseo de dormir y ganas de comer se ven condicionados por ellos. Dicho esto, ¿qué son los ritmos circadianos y qué tienen que ver con la luz?

Son ciclos de 24 horas que forman parte del reloj interno del cuerpo. Gracias a ellos, nuestro cuerpo lleva a cabo funciones y procesos esenciales. Uno de los más importantes y nombrados es el ciclo sueño-vigilia.

La explicación a todo esto es sencilla. Las células de nuestro cerebro responden a la luz y la oscuridad. Nuestros ojos captan los cambios en el entorno y envían señales al cerebro. Allí se activan funciones que nos hacen sentir o bien cansados, o bien despiertos y alerta.

Hormonas como la melatonina y el cortisol pueden aumentar o disminuir dependiendo de nuestro ritmo circadiano. La melatonina nos da sueño. Por eso, no resulta extraño que nuestro cuerpo la libere en grandes cantidades durante la noche y la suprima durante el día. El cortisol puede hacer que estemos alerta. En esta línea, el organismo produce más por la mañana. Por lo tanto, los ritmos circadianos y la melatonina influyen en la calidad de nuestro sueño y descanso.

Iluminación LED y ritmos circadianos

Recientemente, la tecnología LED ha dado pasos de gigante para optimizar los sistemas de iluminación. Además de hacerlos más eficientes desde el punto de vista energético, ha conseguido que ofrezcan características similares a las de la luz del sol.

Podemos llamarlos sistemas de iluminación biológica, centrados en la persona o circadianos. En realidad, todos significan lo mismo. Es decir, consiguen efectos físicos y fisiológicos en nuestro cuerpo similares a los de la luz solar.

En la actualidad, existen luminarias LED que regulan nuestros ritmos biológicos. Tienen la capacidad de irradiar luces muy parecidas a la natural. Además, pueden configurarse para transmitir cambios de temperatura e iluminación a lo largo del día.

No todas las LED son iguales. Sin embargo, si se combinan con una planificación e instalación adecuadas, pueden brindar una iluminación muy beneficiosa.

Cada instalación, ya sea una oficina, un comercio o cualquier otra, requiere diferentes montajes y productos LED. Está claro que los sistemas de iluminación deben fomentar el bienestar, pero también la claridad, la precisión, la ausencia de deslumbramientos y el confort visual. Por eso, las luces LED cálidas deben instalarse solo donde realmente se necesitan. Tienen que beneficiar al organismo y, al mismo tiempo, no comprometer la seguridad ni la comodidad.

Cómo conseguir una iluminación natural

Crear ambientes iluminados de forma artificial, pero con las características de la luz natural resulta cada vez más viable. Esto es así gracias a las nuevas tecnologías inteligentes, los controladores y reguladores de luz, los diseñadores y los programadores.

En la iluminación residencial, por ejemplo, integrar estos avances puede permitir a los diseñadores imitar los cambios de luz natural. Se pueden cambiar los niveles de cian, temperatura de color e intensidad en toda la vivienda. Eso se consigue, además, automáticamente, sin necesidad de intervención humana. Así, las instalaciones se pueden programar para promover la salud, el bienestar y la comodidad.

En otros lugares, como centros hospitalarios o fábricas, se pueden planificar instalaciones con esos mismos criterios. Por ejemplo, los sistemas LED se han utilizado en unidades de cuidados intensivos neonatales para promover el crecimiento y desarrollo de bebés. Hay una cantidad creciente de datos que avalan los efectos positivos que la iluminación circadiana puede tener en estos y otros entornos. Incluso se cree que ayudan a reducir la duración de la hospitalización de los enfermos.

Iluminación LED y eficiencia energética

Las luminarias LED son, de lejos, las más eficientes de nuestro tiempo. Gracias a ellas, se obtienen porcentajes de ahorro en el consumo cercanos al 90 % con respecto a sistemas convencionales. Además, requieren una menor inversión, porque tienen una gran durabilidad, lo que a su vez reduce la huella de carbono y los residuos.

Utilizan hasta un 75 % menos de energía que las convencionales. No tienen filamentos ni materiales que deban quemarse para producir luz. Alrededor del 95 % de la energía consumida se emite en forma de luz. Mientras, solo el 5 % se pierde en forma de calor. Son tremendamente eficientes energéticamente porque el desperdicio de energía es mínimo.

Con toda esta información en la mano, resulta claro que iluminación LED y ritmos circadianos forman un binomio beneficioso para el bienestar y la salud. Gracias a la citada tecnología, no solo se puede facilitar la visión, sino también mejorar la productividad, el estado de ánimo y la calidad del descanso. Si necesita información sobre sistemas de iluminación, le invitamos a ponerse en contacto con nosotros.

Fuente: Gewiss

www.inhogar.net

Cómo elegir un termo eléctrico

Estas pensando en comprar un termo eléctrico y necesitas ayuda para saber cuál es el que más se adecúa a tus necesidades, te explicamos cómo elegirlo según sus características técnicas.

¿Características a tener en cuenta antes de elegir un termo eléctrico?

Según las circunstancias personales de cada uno, deberemos de escoger entre un modelo u otro, por eso te contamos lo que no debes pasar por alto antes de decidirte a comprar tu termo:

La capacidad

La capacidad del depósito del termo es lo primero en lo que debes fijarte. En función de la cantidad de personas que vivan en tu casa y del hábito de consumo, tendrás que escoger una depósito con más o menos litros. Cada termo ofrece un tiempo de calentamiento diferente. ¿Vas a consumir mucha agua caliente de golpe o, por el contrario, el consumo lo vas a distribuir a lo largo del día, a diferentes horas? Es imprescindible tener esto en cuenta para ahorrarte el tiempo de espera hasta que el termo se caliente otra vez.

La dureza del agua

En lugares donde el agua tiene mucha cal, se recomienda el uso de termo con resistencias envainadas. Estas no se encuentran directamente en contacto con el agua y por lo tanto la cal no obstruye la resistencia.

Por otro lado, tenemos las resistencias blindadas. Para zonas con aguas duras no se recomienda este tipo, ya que se estropean antes al permanecer en contacto directo con la cal. Sin embargo, estas resistencias calientan de forma más rápida porque transmiten el calor directamente al agua.

El lugar de colocación

Según el espacio donde vayas a instalar el termo, te interesa comprar uno que permita la instalación horizontal o la instalación vertical. Los termos suelen requerir bastante espacio, pero hoy en día también puedes adquirir termos eléctricos de pequeño tamaño. Ideales para espacios reducidos y/o para guardar la estética. Son termos que permiten incluso su instalación dentro de un mueble bajo de cocina.

Sea como sea tu termo, lo recomendable es instalarlo lo más cerca posible de donde vayas a utilizar el agua para evitar pérdidas de calor. Eso sí, siempre será mejor contar con la ayuda de instaladores expertos para realizar el trabajo. Ellos podrán corroborar si el lugar donde quieres colocar el termo es seguro para evitar averías indeseadas.

Otros aspectos

Los últimos tres puntos son fundamentales para elegir bien un termo eléctrico para el hogar. No obstante, hay más detalles que también debes tener en cuenta. Existen termos que permiten regular la temperatura del agua o, por el contrario, son de temperatura fija. Otro aspecto importante que no podíamos dejar de lado es la eficiencia energética. A la hora de comprar un termo eléctrico es importante fijarse en su clasificación energética para comprobar que estamos eligiendo un termo eléctrico eficiente.

En www.inhogar.net tenemos el termo eléctrico que necesitas, y si aún tienes dudas envíanos un whatsapp y te ayudamos con todo: 681106242

Cómo instalar un foco proyector LED

Un foco proyector LED puede iluminar cualquier espacio con una simple conexión a la corriente, es un aparato muy útil diseñado para iluminar exteriores e interiores, ofreciendo un consumo mínimo y con aplicaciones muy diversas.

Aplicaciones de los focos proyectores LED

Los focos proyectores LED dan lugar a diferentes utilidades dependiendo de sus características y del lugar donde queramos realizar su instalación.

Existen diferentes tipos de focos proyectores LED para diversos usos aunque todos ellos cuentan con la misma función principal: aportar iluminación a un lugar.

Antes de instalar el foco proyector, tendremos que elegir el adecuado en función a las necesidades que se requieran. El lugar de instalación determinará qué tipo de foco debemos escoger, exterior o interior. Los más conocidos son los focos exteriores ya que sirven para iluminar jardines, piscinas, zonas comunes o porches de casas, pero los focos de interior están ganando peso en los últimos años debido a su versatilidad y facilidad de instalación.

Los focos proyectores LED cuentan con un certificado de protección IP65, por lo que podrán instalarse de manera efectiva en cualquier entorno exterior sin preocuparnos de las condiciones climatológicas.

Además, la mayoría de focos proyectores LED incorporan un soporte basculante que facilita su instalación en sitios no uniformes e irregulares, por lo que se adaptan a cualquier superficie.

Una de las características más buscadas en un foco proyector LED es el sensor de movimiento. Que un foco proyector LED cuente con un sensor automático de movimiento, como este Proyector LED con sensor de movimiento hace que, una vez instalado, el mantenimiento sea mínimo y las facilidades máximas. El propio foco detectará si hay alguien y automáticamente iluminará el espacio exterior.

Antes de instalarlo

Antes de proceder a la instalación de nuestro foco proyector LED, debemos conocer qué necesitamos para su instalación y una serie de recomendaciones para hacerlo de la manera correcta y no dar pie a complicaciones.

Herramientas necesarias

Respecto a las herramientas necesarias, necesitaremos un taladro, atornillador eléctrico, tacos y destornillador.

Utilizaremos el taladro para realizar los agujeros en la pared donde, posteriormente, junto a los tacos y el atornillador eléctrico y, tras haberlo conectado a la corriente, instalaremos nuestro nuevo foco proyector LED.

Recomendaciones

Existen una serie de recomendaciones previas para que el proceso de instalación del foco proyector LED sea exitoso y no haya daños ni complicaciones durante la instalación.

  • Corta la luz para prevenir posibles alteraciones en la corriente eléctrica.
  • No cubras el foco con ningún material para evitar incendios y sobrecalentamientos.
  • Usa material fiable y cualificado.
  • Utiliza un equipo EPI (guantes, casco, protector de brazos…).
  • Busca el sitio idóneo para que tu instalación sea definitiva.
  • Intenta que no haya ningún objeto que obstruya la iluminación cerca del foco.
  • Busca una localización que se ubique debajo de un tejado en la medida de lo posible.

Cómo instalar un foco proyector LED

Paso 1

Asegura el proyector LED y comprueba que no haya ningún obstáculo para su movimiento. Posteriormente, utiliza las herramientas que hemos descrito antes junto a los tornillos y tacos para fijarla. Una vez la tengamos colocada, comprobaremos su resistencia para evitar caídas.

Paso 2

Posiciona el foco proyector LED en la inclinación y posición adecuada y ajusta todos los tornillos ayudándote del atornillador eléctrico para que quede totalmente fija.

Paso 3

Realiza las conexiones eléctricas de todos los componentes eléctricos del foco proyector LED y garantiza una toma de tierra segura para evitar sobrecalentamientos o fallos eléctricos.

Paso 4

Una vez instalado, realiza las comprobaciones oportunas de sujeción y eléctricas. A continuación, activa el interruptor principal para activar la corriente eléctrica y comprueba que el foco proyector LED funciona de manera correcta. Después, la instalación de nuestro foco proyector LED habrá finalizado.

Si estás pensando en instalar y comprar un foco LED y tienes dudas, en www.inhogar.net te solucionamos todo, escríbenos un whatsapp y nos pondremos en contacto contigo para ayudarte… ¡pregúntanos! Whatsapp: 681106242

Fuente: blog eenergie-shop

Ya puedes pagar con Bizum

Comienza a pagar de forma rápida y segura en tus compras Por Internet, solo necesitas tu móvil

¿Te hago un Bizum? Esta es una de las expresiones más sonadas de los últimos años.

Pero, ¿Qué es Bizum exactamente? ¿Cómo funciona?

Bizum es una solución de pago móvil que permite realizar transferencias instantáneas sin comisiones entre Inhogar y el comprador.

A través de la plataforma, vinculas tu número de teléfono a tu cuenta bancaria permitiendo llevar a cabo transferencias de teléfono a teléfono sin necesidad de conocer otros datos que sí se solicitan para transferencias tradicionales como el nombre del receptor o el código IBAN, es decir, es un pago mucho más fácil y rápido.

Así, para enviarnos el dinero únicamente necesitas tener una cuenta Bizum activa y en apenas 5 segundos nosotros recibiremos en nuestra cuenta bancaria el importe que nos has enviado.

A día de hoy más de 30 entidades bancarias operan en España con Bizum. Entre ellas están Bankia, Cajamar, Sabadell, Santander, Openbank, Ibercaja, Deutsche Bank, ING, Eurocaja Rural o Bankinter. Esto te dará una confianza en la web y en el método de pago por móvil.

¡Te lo ponemos fácil y seguro!

1 2 19