943 945 078

 sin-titulo-1

Un taladro es, básicamente, una herramienta con un accesorio rotatorio, que por lo general, suele ser una broca, una fresa, un destornillador, un agitador de pintura o una piedra para lijar.

A la hora de elegir un taladro hay que tener en cuenta ciertas consideraciones que nos serán útiles para tomar una decisión acertada. Nos haremos tres preguntas:

*¿Para qué tareas necesitamos el taladro?

*¿Con qué frecuencia vamos a usar el taladro?

*¿Con qué material trabajaremos?

 

Encontraremos dos tipos de taladros en el mercado: taladros con cable y taladros sin cable

Los taladros con cable tienen más potencia y velocidad. Son aptos para trabajos más duros, perforar ladrillos, cemento…

Los taladros sin cable son portátiles, te ahorran la molestia del cable, pero son menos potentes y su autonomía va en función a la cantidad de batería que tengamos.

En conclusión, salvo que tengamos que hacer trabajos pesados de mampostería u otros de construcción, con un taladro inalámbrico será más que suficiente. A demás no servirá sólo para perforar madera, plástico, materiales ligeros…, lo podremos utilizar también como atornillador y desatornillador.

La potencia de los taladros sin cable se clasifica según el voltaje que entrega la batería, a más batería , más potencia.

La potencia de los taladros con cable se clasifica según los vatios, a más vatios, más potencia.

Existen tres tipos de baterías para los taladros inalámbricos. Las más antiguas son de níquel-cadmio, y, a pesar de ser las más baratas, son también las que menos amperaje tienen.

Las segundas son de níquel e hidruro metálico, estas no tienen efecto de memoria.

Las terceras son de ion de litio, son las que mejor rendimiento dan, son más potentes y pesan menos, a pesar de ser las más caras, merecen la pena.

Resumiendo, cuando compremos un taladro debemos asegurarnos de que su función se ajuste a nuestras necesidades, así como la de los materiales en los que vamos a trabajar. Tener la herramienta adecuada significa una sustancial diferencia en la forma de hacer el trabajo, así como el nivel de satisfacción que acompañará el resultado final.