943 945 078

El termo eléctrico, por poco mantenimiento que necesite, requiere ciertas tareas para conservarlo en óptimas condiciones. La principal tarea de mantenimiento de tu termo se centra en la revisión anual del ánodo de magnesio. Revisando esta pieza alargarás la vida del termo y te ahorrarás futuros problemas.

¿Sabes qué es el ánodo de magnesio?

Es una especie de vaina, normalmente de acero, que va recubierta de magnesio. Su función es la de proteger del desgaste y la corrosión del termo. Por lo que es una pieza principal en este aparato.

Normalmente, los termos se fabrican en acero vitrificado, cuando se llenan de agua, dentro de ellos se produce una reacción electrolítica que tiende a corroer las paredes. Para protegerlos de esta reacción se le instala este ánodo ya que su función es absorber esta electrólisis, de esta manera, el ánodo sufre esta corrosión y el interior del termo sigue en buen estado.

Se utiliza el magnesio ya que es más reactivo que el acero.

Por ello, es fundamental realizar una inspección de dicha pieza una vez al año para cambiarlo cuando esté desgastado o a punto de hacerlo y no dañar tu termo.

Para cambiarlo, simplemente ponte en contacto con el SAT de la marca de tu termo, ellos te lo harán de manera rápida y sencilla.

Te ayudamos con estos 10 sencillos pasos a montar tu termo eléctrico:

1. Busca el lugar adecuado, que cumpla la normativa, especialmente si lo instalas en el cuarto de baño

En esta imagen se muestra dónde se puede colocar el termo eléctrico dentro del baño

En esta imagen se muestra dónde se puede colocar el termo eléctrico dentro del baño

2. Cuélgalo de la pared, para ello usa los tacos y barraqueros adecuados para el tipo de pared y el peso que soportará con el termo lleno de agua.

3. Al tubo de entrada de agua fría (casquillo azul), róscale el manguito electrolítico y evitarás la corrosión de los tubos. Después rosca la válvula de seguridad. Ambas piezas se suministran con el termo.

4. Ahora ya puedes instalar el tubo que alimentará de agua al termo (cobre, multicapa, latiguillos…)

5. A este tubo colócale una llave de corte, para cortar el suministro de agua en caso de tener que quitar el termo.

6. Al tubo de salida de agua caliente (casquillo rojo) róscale el otro manguito electrolítico. Instala el tubo que te llevará el agua caliente donde la necesites.

7. Llena el termo de agua y verifica que no pierde ninguna de las conexiones. Para llenar el termo abre la llave de corte que has instalado en el tubo de agua fría.

8. Abre todos los grifos que tengas de agua caliente y cuando te salga agua por ellos vete cerrándolos, empezando por el que esté más bajo (bidet, lavabo…) y terminando por el que esté más alto (ducha o bañera). Así purgarás el termo y la instalación de agua caliente.

9. Enchufa el termo a una toma de 230 V que tenga una sección de cable suficiente para la potencia  que va a consumir. Sección mínima 2,5mm.

10. La luz del termo se encenderá indicando que se está calentando. Cuando ésta se apague significa que ya ha llegado a la temperatura deseada. Ya puedes utilizar tu nuevo termo.

conexiones termo

¡Ten en cuenta!

– Procura poner un diferencial para el termo.

– No enchufes el termo antes de llenarlo entero, podría dañarse la resistencia.

– Para poder manipularlo en un futuro, deja  un espacio mínimo de 30 cmt. Entre la tapa y cualquier obstáculo.

– Colócalo lo más cerca posible de los puntos de consumo, así evitarás pérdidas de calor en las tuberías.

– Si lo instalas en una zona no habitada (garaje, balcón…) aísla los tubos para no tener pérdidas de calor.

– Conecta mediante un tubo la válvula de seguridad a un desagüe, si algún día hay una sobrepresión el agua saldrá por esta válvula.

– Si la presión en tu instalación es superior a 5 Bar. Te recomendamos instalar un reductor de presión.

– Después de un tiempo sin usar, las impurezas se depositan en el fondo. Vacía el termo a través de la válvula de seguridad, para ello, levanta la palanca para que el agua las arrastre.

– Te recomendamos instalar un limitador de temperatura o mezclador en la salida del termo para evitar riesgos de quemaduras con el agua caliente.

Ahora que ya sabes cómo instalarlo, el siguiente paso es comprar el termo eléctrico. Consulta nuestra oferta de termos eléctricos y si tienes cualquier duda consúltanos en info@inhogar.net o llamando al 943 945 078

Comprar termo eléctrico en Inhogar