943 945 078

 

 

Las averías más comunes en la grifería de tu casa las podemos resumir en dos tipos:

*Fallos al salir el agua

Que no salga bien el agua, o que salga poca,  suele ser una de las averías más comunes. Esta avería se debe a la obstrucción del aireador ya que normalmente se habrá llenado de cal. Los aireadores son esos filtros que van colocados en la boca de la grifería y su función es mezclar el agua con aire para dar la sensación de que hay más caudal.

Podemos desmontarlo con una llave inglesa y meterlos en una solución de agua con vinagre para eliminar los restos de cal. Si tenemos que sustituirlo, os recomendamos que instaléis aireadores ahorradores, con ellos gastaréis menos agua y lo notaréis en vuestra factura.

*Grifería que gotea

Esta  es la otra avería típica. El agua es muy abrasiva y va desgastando las partes móviles, siendo el cartucho una de ellas. En la grifería monomando, según fabricante, puedes sustituir el cartucho sin mayor problema.

Si el goteo es por debajo del lavabo o fregadera. El problema estará en los latiguillos. Apriétalos con una llave inglesa, normalmente con esto ya basta, si siguen goteando, puede que estén deteriorados y deberás de sustituirlo por uno nuevo.

 

 

 

 

grifo.1

En nuestra cocina, el fregadero es uno de los lugares que más limpio debemos de tener. En este blog te daremos unos sencillos trucos para dejar el fregadero de tu cocina como nuevo.

Una de las primeras cosas que debemos tener en cuenta, es saber el material del fregadero; la mayoría de los fregaderos son de acero inoxidable. Se usa este material por ser muy resistente, barato y no oxidarse, con lo que su vida útil es muy larga, pero también hay fregaderos de otros materiales: resinas, mármol, cristal….

*Si el fregadero es de acero inoxidable:

Para su limpieza puedes utilizar un trapo o esponja que tenga jabón y agua caliente. Nunca utilices estropajos duros ya que lo único que conseguirás será rayar tu fregadero.

Para resaltar el brillo, pasa un paño con agua y zumo de limón.

*Si el fregadero es de resina o materiales sintéticos:

Basta con pasar un trapo o esponja con jabón. Estos materiales son muy resistentes y de fácil limpieza. Nunca utilices estropajos de aluminio, te rayarían el material.

*Si el fregadero es de cristal:

En este tipo de material suele bastar con pasar un paño húmedo.

 

En general, no utilices ni estropajos ni jabones abrasivos.

Es muy importante limpiar bien las zonas de unión, como la base del grifo  de fregadero, o las uniones y esquinas del fregadero con la encimera, es un sitio muy típico donde se acumulan restos de suciedad.

No te olvides de limpiar el tapón y la cadenilla, ya que al estar en contacto con el agua y restos de comida puede tener bastante suciedad.

Se aconseja utilizar una rejilla en el desagüe, con ella evitarás que los restos sólidos de comidas pasen al desagüe y te puedan generar futuros atascos.

grifo

La Asociación Española de Fabricantes de Grifería nos advierte de los peligros a los que te expones si compras grifería de baja calidad!

Toda la grifería debería estar fabricada con una aleación que cumpla los estándares mínimos garantizados por la norma UNE-EN 1982:2009 “Cobre y aleaciones de Cobre. Lingotes y piezas fundidas” para asegurar que no haya ningún riesgo de contaminación a la hora de consumir el agua que pase por estos grifos.

No podemos olvidar que la grifería está en constante contacto con el agua, las piezas y acabados están sometidos a condiciones de humedad, y sus materiales deben asegurar que no pueda darse ninguna oxidación. Los cromados de baja calidad son tóxicos, y el Arsénico está presente en la mayoría de grifería de bajo coste, motivos por los cuales el uso de este tipo de grifería puede afectar a tu salud y  a la de los tuyos.

La grifería “low cost” no cumple los requisitos mínimos, su abaratamiento se reduce en piezas que no aseguran ni su calidad ni su durabilidad.

Nos preocupamos de la calidad del agua que llega a nuestras casas, trabajos, hospitales, colegios… pero olvidamos que es igual o más importante que el grifo tenga los mismos compromisos de calidad.

grifo1

Para una correcta limpieza de tus grifos, en primer lugar nos fijaremos de qué material están hechos, dependiendo del material, usaremos unos productos u otros.

Se aconseja no utilizar productos abrasivos ya que pueden dañar el cromado de tu grifo. Lo aconsejable es utilizar jabón neutro, pero a veces no basta con esto, entonces podremos recurrir a otros productos, como jabón de lavavajillas. Aplicamos un par de cucharadas en medio litro de agua y lo aplicamos por medio de una esponja o bayeta. No utilices estropajos ya que puedes rayar el grifo.

En lugares más complicados, como la junta entre la base del grifo y el lavabo o encimera, si con la esponja no se nos va la suciedad, podremos utilizar un cepillo de dientes viejo que no lo vayamos a utilizar como higiene personal. También puedes utilizar hilo dental.

A parte de este tipo de productos, son aconsejables los productos naturales, como el vinagre blanco, limpian y desinfectan de una manera bastante eficiente.

Lo que nunca debemos de utilizar para limpiar nuestros grifos son productos abrasivos, tipo lejías, amoniaco…ya que son productos que podrían dañar los cromados.

Para limpiar los perlatores o aireadores, lo mejor que podemos hacer es meterlos durante la noche en una solución de agua con vinagre, se nos irán los restos de cal que se hayan ido depositando y nuestro grifo volverá a tirar la misma cantidad de agua que cuando lo estrenamos.