943 945 078

La avería más común de un grifo es que no salga bien el agua, que salga poca, que salga por un lateral o formando hilillos a mucha presión. Estas averías suelen deberse a que los aireadores se obstruyen o a que se han llenado de cal.

El aireador es ese filtro instalado en la boca del grifo que mezcla aire con el agua para dar la sensación de tener más caudal. Alrededor del lateral suelen llevar una ranura por donde entra el aire, si esta ranura se llena de cal o de algún residuo, el aireador dejará de funcionar bien. Las griferías actuales traen aireadores ahorradores de caudal, para que pagues menos en tu factura del agua.

Lo podrás desmontar con una llave inglesa y meterlo en una solución de agua con vinagre o en una solución antical durante toda la noche. Si está muy deteriorado compra uno nuevo, no son muy caros.

Otra avería bastante común es que gotee el grifo. Como ya sabrás, el agua es muy abrasiva y acaba desgastando las partes móviles de éste. La que más sufre este castigo de desgaste suele ser el cartucho. Casi todos los fabricantes de monomandos te dan la posibilidad de comprar un cartucho nuevo como repuesto, pero no vale cualquiera, cada casa tiene el cartucho específico para cada uno de sus modelos.

Si tu grifo no tuviera un cartucho de repuesto no te queda otra más que cambiar todo el grifo. No te preocupes, esta tarea es bastante rápida y sencilla.

Si el goteo es por debajo del grifo, el problema está en los latiguillos. No te compliques, directamente compra uno igual y cámbialo.

Te dejamos un vídeo de nuestro canal de Youtube donde te mostramos lo fácil y rápido que cambiarás tu grifo. Este y otros vídeos así de sencillos podrás encontrar en nuestro canal para que tus tareas de mantenimiento sean más sencillas.

 

¿Quieres cambiar tu grifo de lavabo pero no te atreves porque crees que es difícil? Te dejamos estas sencillas instrucciones para que veas que lo puedes hacer  tu sin ningún problema.

Herramientas necesarias:

*Llave inglesa

*Lave fija

*Grifo de lavabo

Con estos sencillos pasos lo cambiarás en un momento:

Paso 1: Cierra las llaves escuadra que alimentan el grifo.

Paso 2: Abre la palanca del grifo para que salga el agua almacenada en él y no te mojes al sustituirlo.

Paso 3: Suelta los latiguillos que unen las llaves escuadra al grifo.

Paso 4: Suelta la tuerca que sujeta el grifo al lavabo.

Paso 5: Sustituye el grifo antiguo por tu nuevo grifo.

Paso 6: Aprieta la tuerca que sujeta el grifo al lavabo.

Paso 7: Aprieta los latiguillos que unen las llaves escuadra al grifo.

Paso 8: Abre las llaves escuadra que alimentan el grifo.¡Asegúrate que los latiguillos no fugan!

¿Ves qué fácil es cambiar le grifo?

En nuestro canal de Youtube te dejamos más vídeos para que tus tareas de mantenimiento del hogar sean más sencillas.