943 945 078

La instalación de sensores de movimiento es una forma útil de reducir el coste en luz en comunidades de vecinos, garajes, portales… Mantener apagadas las luces de los espacios comunes cuando no hay ningún vecino en ellos puede reducir considerablemente el recibo comunitario de la luz. Los sensores de movimiento activan las luces exteriores cuando se detecta movimiento cerca de tu casa, pero también las apagarán automáticamente para ahorrar energía cuando no hay nadie cerca.

Los sensores de movimiento son una potente herramienta para reducir los consumos de electricidad por luminarias, ya que pueden controlar los interruptores de luz con el fin de iluminar cuartos, pasadizos, estacionamientos, salones completos, solo cuando detecta movimiento; al mismo tiempo puede apagar la luz automáticamente cuando la actividad o movimiento haya concluido.

En el mercado se encuentra actualmente de diversos tipos de sensores como: por ondas electromagnéticas, por ultrasonido, por infrarrojos o aquellos que detectan el calor (corporal o de una máquina). Sus aéreas de cobertura son también diversas, encuentras desde los 90° a los 360°, pudiendo instalarse en cualquier lugar donde se necesiten.
Su consumo de energía va de entre 0,5 a 8 Watts, cuando un foco ahorrador consume unos 25 Watts y un foco normal los 100 Watts.

El uso de sensores permitiría ahorrar si consideramos que en muchos casos se tienen encendidas las luces durante toda la noche y son varias luminarias las que se usan. Para ello un ejemplo sencillo: Un ascensor tiene por lo general luz permanente, pero en realidad el tiempo que se usa no llega al 20% para un edificio de viviendas, por lo que significaría un ahorro nada despreciable del 80% en el consumo de energía.

Si tiene alguna duda o necesita más información, puede contactar con nuestro equipo de iluminación:

*llamando al 943 945 078

*escribiendo a info@inhogar.net

*enviando un Whatsapp al 681 106 242

Con estos sencillos y prácticos trucos no sólo ahorrarás en tu factura de la luz, estarás también colaborando en la protección de medio ambiente.

Aquí te dejamos unos trucos:

*instala bombillas de LED, consumen hasta un 85% menos que las tradicionales y son más duraderas. Las amortizarás en poco tiempo.

*aprovéchate siempre que puedas de la luz natural y pinta las paredes y techos de colores claros para potenciar esta luz.

*no dejes tus aparatos eléctricos en standby. Apágalos cuando no los vayas a utilizar, te ahorrarás entre un 10 y 15% en tu próxima factura.

*regula adecuadamente la temperatura de tu frigorífico, con cada grado de más, el consumo aumenta un 5%

*si tienes que cambiar algún electrodoméstico, cómpralo con etiqueta energética A+++

*coloca un cronotermostato en tu sistema de calefacción, así podrás programarlo para cuando esté en casa o fuera de ella

*pon la lavadora y lavavajillas cuando estén a plena carga y utiliza programas de temperatura moderada, reducirás así el consumo energético

*aprovecha el calor residual del la placa vitrocerámica. Apágala un poco antes de terminar la cocción de los alimentos, con el calor residual se terminarán de cocer y ahorrarás en tu factura de luz

*aísla bien tus puertas y ventanas, que no se te escape por ahí el calor de tu calefacción ni te entre calor extra en verano

Con estos sencillos y prácticos trucos tus facturas y tu bolsillo lo notarán gratamente.

 

Las compañías eléctricas ofrecen unos productos que raramente los conocemos, son las tarifas con discriminación horaria. Lo que hacen es facturar la electricidad consumida dividiéndola en diferentes periodos con precios diferentes. La franja nocturna suele ser, normalmente, más económica que la diurna.

Estas tarifas están diseñadas para reducir el consumo eléctrico en nuestros hogares en los horarios de mayor demanda y ofrecer un mayor ajuste entre lo que pagamos y lo que consumimos. Eligiendo la tarifa adecuada, el ahorro puede ser importante.

Hoy nos vamos a centrar en la Tarifa supervalle; esta divide la factura en tres franjas: la valle, punta y suprervalle. Cada franja tiene su precio diferente.

*El horario punta, va de 13:00 a 23:00, es la franja más cara y en la que más energía se consume.

*El horario valle, va de 7:00 a 13:00 y de 23:00 a 1:00

*El horario supervalle, va de 1:00 a 7:00 y es la franja donde el consumo eléctrico disminuye significativamente. Su precio es más barato que las franjas anteriores.

Es muy interesante para familias que pasan prácticamente todo el día fuera de casa. Un hogar tipo, puede ahorrar hasta 70€ aplicando la tarifa supervalle, ya que únicamente un 30% del consumo total del día lo hacen en el horario valle. Con tarifas normales, el 50% del gasto lo estarían haciendo en el horario valle.

Para disfrutar de esta tarifa, necesitas tener un contador digital y solicitar el cambio a tu compañía.