943 945 078

La factura de la luz es sin duda una de las más elevadas dentro de la economía doméstica. Y  aunque nos cueste reconocerlo, a veces, nuestra gestión en el uso de la electricidad no es la más idónea.

Vamos a ver cómo gestionar el gasto de electricidad en el uso de nuestros electrodomésticos caseros.

Hay que tener en cuenta que prácticamente el 60% del consumo de electricidad en nuestro hogar se va en los electrodomésticos.

* El aire acondicionado: es uno de los electrodomésticos de mayor gasto de electricidad en verano. Cada grado que bajamos nos supone un incremento en el consumo del 5%. Mantén limpios los filtros e intenta aislar tu vivienda del calor lo mejor posible, cierra ventanas en las horas de más calor, pon toldos…

* El frigorífico: es otro de los electrodomésticos que más consumen. Mantén la parte trasera limpia de polvo, no lo pongas cerca de focos de calor, no metas productos calientes, procura no dejarlo abierto y no bajes en exceso la temperatura.

* La lavadora y lavavajillas: consumen menos de lo que podemos pensar, supone menos del 11% del consumo total de los electrodomésticos de una casa. Aún así os aconsejamos que los empleéis a

plena carga para ahorrar en el consumo.

* La televisión, ordenador… a pesar de no representar un consumo elevado recomendamos no dejar estos aparatos en stand bay cuando no los utilicemos.

 

Por lo general recomendamos utilizar los aparatos eléctricos de la casa en zonas horarias de menor coste eléctrico.

Cuando vayas a comprar un electrodoméstico nuevo fíjate en la etiqueta de eficiencia energética, aunque pagues un poco más por un aparato más eficiente, con el tiempo te compensará en tu factura de la luz.

energias-renovables1

Se denomina energía renovable a la energía generada de fuentes naturales en teoría inagotables, unas por la inmensa cantidad de energía que contienen, otras porque son capaces de regenerarse por medios naturales.

Desde el prisma de Medio ambiente, las energías renovables se dividen en limpias y contaminantes. Como energías limpias podemos englobar a la energía eólica, la geotérmica, la solar, la undimotriz, la hidráulica, la maremotriz y la energía azul.

Como energías contaminantes, encontramos las que producen energía a partir de materia orgánica o biomasa. Estas fuentes de energía tienen el mismo problema que la energía obtenida de  combustibles fósiles en lo que respecta a las emanaciones de dióxido de carbono, aunque con el atenuante que al producirse la masa biológica, la misma absorbe CO2 de la atmósfera para realizar el proceso de la fotosíntesis.

Actualmente, las energías renovables más utilizadas son la eólica y la solar, con numerosos parques y huertos.

La energía solar se transforma en energía eléctrica mediante células fotovoltaicas, aprovechando las  propiedades de los materiales semiconductores.

La energía solar se transforma en energía térmica aprovechando el calor del sol para producir agua caliente, bien para el agua caliente sanitaria,para la calefacción o para climatización de piscinas.

Por otra parte, la energía eólica es la fuente de energía que más rápidamente está creciendo y se estima que en 2020 el 12% de toda la electricidad mundial se pueda cubrir con esta energía.

El viento genera energía cinética que se puede convertir en mecánica o eléctrica mediante aeroturbinas

led..

La iluminación LED ha revolucionado el mercado gracias a su eficiencia, tamaño, potencia y resistencia, pero todavía hay falsos mitos a cerca de ella.

Te los contamos en estas líneas:

* Es muy cara

Está claro que el desembolso inicial al comprar una lámpara LED es superior que el de una convencional. Pero hay unos factores que hay que tener en cuenta para justificar este costo más elevado: duran más que las convencionales y tienen una gran capacidad de ahorro energético,con ellas pagarás menos en tu factura de la luz. Por estos factores las bombillas LED son la opción más rentable a medio-largo plazo.

Las bombillas Led utilizan un 80-90% menos que una bombilla convencional. Duran también 20 veces más. En unos 10 meses tendrás amortizada tu bombilla LED.

* Iluminación pobre e incómoda

Actualmente las bombillas LED cuentan con una amplia gama de temperaturas de color,desde el blanco más frío hasta el más cálido. Actualmente hay las llamadas Duales que pueden pasar de la más fría a la más cálida.

* Los LED duran para siempre

Como hemos explicado arriba, las bombillas Led duran más que las convencionales, pero no son para toda la vida. Aquí entra la calidad de las bombillas, si no son de buenas calidad pueden comenzar su decoloración hasta en el primer año de uso.

* A más vatios  más iluminación

Antes, la potencia de la bombilla determinaba su luminosidad. Con las bombillas LED esto lo determina la cantidad de lúmenes. Las bombillas LED necesitan menos potencia para generar los mismos lúmenes que una convencional, ahí que ahorran más. Cuando compres una bombilla LED compra por lúmenes, no por vatios.

* Los LED no generan calor

Las bombillas LED emiten calor, pero mucho menos que las tradicionales. Las Led un 10% frente al 90% de las tradicionales.

* Los LED no trabajan bien en temperaturas frías

En realidad pueden llegar a ser incluso hasta más eficientes y tener una vida útil mayor. Por ello son  perfectas para usarlas tanto en interiores como en iluminación exterior.

* Los LED no son regulables

El LED si se puede regular y controlar, pero no todas las luminarias Led están diseñadas para ello.