943 945 078

 

Como hemos visto en el artículo sobre tipos de calderas, si partes de una caldera atmosférica bien para adaptar la chimenea o para sacar una salida a fachada tendrás que hacerlo, mediante permiso unánime de todos, ya que se considera una modificación de fachada.

En el caso de comunidades con chimenea, está claro que según vayan “cayendo” atmosféricas, es a los primeros vecinos a quienes les toca crear el precedente y las reuniones en las que se debate lo mejor para la comunidad, con las idas y venidas que suele ocasionar. Si se mantiene el “buen rollo” vecinal, se trata de tomar una decisión común y que a partir de ahí el resto actúe igualmente.

Es diferente sin embargo, cuando partimos de estancas convencionales colocadas con salida a fachada en la cocina y se decide realizar el cambio mediante su colocación por ejemplo en la terraza. También en este caso se requiere el permiso vecinal de forma unánime.

 

permiso vecinos

 

–    ¿Qué tipo de caldera tengo que instalar?

–    ¿Comprar una caldera por internet?

 

 

Hasta la puesta en marcha de la normativa RITE (Reglamento de Instalaciones Térmicas en Edificios) en el año 2007, se realizaba la instalación de dos tipos de calderas en España, las calderas atmosféricas y las calderas estancas convencionales.

Os contamos las características de estas calderas, porque seguro que lo veis reflejado en vuestra casa o de algún familiar, si se trata de un edificio anterior a esa fecha:

Calderas atmosféricas: las que realizan la combustión en contacto con el aire donde se situa la caldera. El RITE anunciaba en 2007 que quedaría prohibida su venta e instalación a partir del 1 de enero de 2010, aunque todavía haya hogares o alguna comunidad donde siguen instaladas.

¿Por qué quedaron prohibidas?

–  Desde Europa ya se venía solicitando la puesta en marcha de acciones que supusieran una menor contaminación del aire y ahorro energético en el parquet de viviendas españolas. Entonces, en 2010 se hablaba de que en algunas provincias, incluso más de la mitad de las viviendas contaban con calderas atmosféricas.

–  Suponía movimiento en el sector. Todos sabemos lo que pasa en el país desde hace 7 años, y una acción de este tipo genera actividad.

–  Además de contaminar más y ahorrar menos, son más peligrosas que las estancas.

Que los vecinos de una comunidad cuenten con calderas atmosféricas, supone que todos los gases tóxicos suben por una chimenea comunitaria (o shunt ). Sobre todo las antiguas, no cuentan con dispositivos de seguridad, donde ante un defecto en el tiro de la chimenea, el aire intoxicado queda retenido sin entrar en la estancia.

En el momento en el que un vecino realiza el cambio de una caldera atmosférica a una estanca (ahora veremos qué tipos existen), cuenta con dos opciones básicas:

–  O se adecua la chimenea comunitaria para que por el efecto del tiro forzado de la estanca no entren gases tóxicos en las viviendas donde hay instalada caldera atmosférica.

Lo veis en este esquema publicado por Celia Sánchez Linde:

 

esquema

 

–  O se realiza salida a fachada, siempre que sea posible (con el coste extra instalación de tubería hasta fachada que supone) y con el permiso vecinal.

Calderas estancas: lo fundamental que diferencia una caldera estanca de una atmosférica, es que la estanca cuenta con una cámara sellada para la combustión. Al no tomar el aire de la combustión de la estancia donde se encuentran, lo que hacen es tomar el aire del conducto (chimenea adaptada o fachada) y expulsan también el saliente a través del conducto, mediante el llamado tiro forzado.(sistemas concentricos o de doble flujo)

A partir de aquí nos encontramos con diferentes tipos de estancas: convencionales, Bajo NOx y de Condensación. Nos centramos en las de Bajo NOx y Condensación, porque por rendimiento son las más interesantes, las que nos encontramos en el mercado y son susceptibles de ayudas (en el País Vasco sólo las de condensación):

–   Bajo NOx

–   Condensación

Calderas de Bajo NOx: en su tecnología, se favorece que en la combustión se generen menos gases contaminantes (concretamente óxidos de nitrógeno) sin embargo, cuentan con un menor rendimiento que las de condensación.

Calderas de Condensación: aprovechan el vapor de agua de los condensados que sale a temperatura alta para calentar el agua, con lo cual se consigue un mayor rendimiento ( el uso de combustibles sin contenido de azufre, como los gases (natural y GLP), permitió idear una caldera, la de condensación, que aprovecha la energía latente en el vapor de agua (2 260 kilojulios por kilogramo). Para conseguirlo debe preparar el agua a una temperatura máxima de 60-70 °C (en vez de 90 °C, como las calderas corrientes) y evacuar los gases a temperaturas inferiores a las de condensación (100 °C a nivel del mar), lo que, por otro lado, reduce el tiro térmico del conducto de gases y hace necesario utilizar un ventilador.

Además, al salir los gases quemados a menor temperatura, también se aprovecha el calor que, en las calderas normales, se usaría para subirlos a esa temperatura.

Por la misma razón, que los combustibles no tienen que contener azufre, los condensados no contienen sustancias corrosivas y se pueden evacuar por el sistema de saneamiento normal). Ello supone que la caldera de condensación necesita un desagüe y no en todas las instalaciones esto es posible.

En Inhogar nos centramos en la venta de calderas de condensación y bajo NOx, puedes consultar aquí nuestro catálogo de productos.

 

–   ¿Comprar una caldera por internet?