943 945 078

El tema de los malos olores suele ser bastante desagradable y se generan cuando se atasca algún desagüe por residuos que se quedan atrapados en alguna de sus partes.

Este fuerte olor es fruto de malos hábitos que practicamos todos los días y que, a veces, los hacemos sin darnos cuenta.

Aquí os dejamos algunos casos que podemos evitar de una sencilla manera:

*Los jabones y detergentes

Estos componentes van formando bolas que  con el tiempo pueden llegar a producir atascos en tus cañerías. Intenta utilizar jabones líquidos.

*El sellado de los tubos

El sellado de las tuberías de los inodoros, fregaderos… suelen degradarse por causa de la humedad y el moho, como causa aparece un molesto olor que con el tiempo va a más. Revisa tus puntos de sellado y renuévalos periódicamente.

*Tuberías viejas

En este tipo de tuberías, aparte de tener el problema de posibles roturas y desperfectos, también tenemos el problema añadido de poder generarse atascos. Limpia periódicamente las tuberías con desatascadores.

*Pelos en los sifones de duchas y bañeras

Es uno de los casos más comunes de atascos. Tras las duchas y baños, nuestro cuerpo desprende pelos que se van acumulando en los sifones. Basta con que los limpies de vez en cuando para que no tengas ningún problema.

*Restos de alimentos

Los restos de alimentos que se van por los fregadreros son una de las principales causas de la generación del mal olor y atasco en las cañerías. Utiliza pequeños filtros en la válvula de tu fregadero con el fin de que estos pequeños elementos queden ahí depositados y no vayan a tus tuberías.

Siguiendo estas sencillas pautas, podemos mejorar nuestras cañerías y ralentizar la aparición de estos desagradables olores.