943 945 078

Localizar una fuga de agua en tu circuito de calefacción es básico para mantener una correcta presión en el sistema y así, hacer funcionar correctamente la caldera y el circuito de calefacción.

Gran parte de las fugas se localizan de una manera rápida y sencilla. Fíjate si tus radiadores gotean o bajo tu caldera se forma un pequeño charco. Si así fuera, está claro, tienes una fuga en tu circuito de calefacción. Esto te dice el porqué tu circuito está perdiendo presión. Si la fuga es pequeña, con un antifugas se suele solucionar.

Si a primera vista no ves estos síntomas, pero tu caldera pierde presión, fíjate en las paredes, a ver si aparecen manchas de humedad. Estas manchas las identificarás muy fácilmente ya que suelen ir a la altura de los tubos de tu circuito de calefacción. Donde aparezca esa mancha es donde mayor es la fuga.

Pero, ¿y si no hay manchas en la pared ni charcos ni gotean tus radiadores o llaves, pero la caldera sigue perdiendo presión? Entonces fíjate en la llave que utilizas para el vaciado del circuito. Normalmente esta llave la tendrás en el suelo de alguno de tus cuartos de baño. Es con la que vacías todo el circuito de calefacción cuando hay una avería, vas a limpiar el circuito, etc.

Si hace poco has tocado esta llave y desde entonces tu circuito pierde agua, probablemente esté mal cerrada. Si está bien cerrada, entonces es que está dañada y deberás cambiarla.

Si con todas estas indicaciones sigues teniendo fuga, el problema es más complejo. Te aconsejamos que te pongas en contacto con un especialista con experiencia, a día de hoy hay muchas técnicas y herramientas para ayudarte a dar la solución con tu problema, las cámaras termográficas son una de las herramientas más ágiles en estos casos.