943 945 078

Las lámparas fluorescentes están muy extendidas en instalaciones de cocinas, talleres, vestuarios, etc. Ya que son más económicas que las antiguas bombillas de incandescencia. Pero son bastante delicadas, requiriendo de algunos cuidados. En este post te los contamos:

Las lámparas o tubos fluorescentes se mantienen mejor si no se tocan mucho, es decir, es mejor dejarlas encendidas a pesar de ausentarte de esa estancia que andar encendiendo y apagándolas constantemente, ya que así sufrirá menos tanto la lámpara como los demás elementos de la instalación.

Cuando más gasta una lámpara fluorescente es al encenderla, luego el pico de gasto desciende.  Por esos estaban aconsejadas para estancias donde la luz va a estar durante mucho tiempo encendidas.

Hoy por hoy, lo más aconsejable es cambiar por lámparas fluorescentes de led, ahorrarás hasta un 80% en la factura de la luz.