943 945 078

El grifo de cocina es un elemento esencial que influye en la comodidad, estilo y consumo de agua en esta estancia. Lo usamos para cocinar, lavar platos y alimentos, limpiar, etc.

A día de hoy tenemos un gran abanico de estilos donde satisfacer tus necesidades y gustos: caño alto, caño fundido, caño abatible, mango extraíble, de pared, de encimera…

Elegirlo bien el grifo de cocina redundará en tu comodidad y en su durabilidad.

Reduce caudal instalando aireadores, optimiza espacio con grifos abatibles o extraíbles, busca tu comodidad con caño alto o bajo cuanto lo instales en la pared.

Ten en cuenta ciertos aspectos:

*Dónde lo vas a colocar:

Los grifos pueden ir en la encimera o en la pared.

Si eliges estos últimos mide la distancia entre ejes para su instalación, normalmente son entre 9 y 13 cm ó 13 y 17. Utiliza el juego de conexiones excéntricas que te trae el propio grifo para instalarlo correctamente.

*Tipo de mando:

Una vez decidido dónde colocar el grifo, debes elegir el mando, hay dos tipos:

1.-Bimando: tiene dos mandos, uno para agua fría y otro para agua caliente de donde controlas temperatura y caudal.

2.-Monomando: con un solo mando controlas la temperatura y caudal.

*Tipo de caño:

Encontrarás en el mercado gran variedad en cuanto a los caños: alto, bajo, extraíble, abatible, de pedal…

*Ahorra en el consumo:

Elige un grifo que incorpore aireador ahorrador, si no lo puedes instalar tú. Con éste verás reducir el gasto de agua en tu factura y estarás colaborando con el mantenimiento del Planeta.

*Acabados:

El acabado del grifo dará un toque especial a tu cocina. Los acabados en acero inoxidable y cromados son válidos para cualquier estilo, los primeros son antibacterianos y dan un toque profesional y moderno, los segundos, si son brillantes, destacan en la cocina.

Para mayor durabilidad se recomiendan grifos de metal sólido y con cartuchos cerámicos (proporcionan uso suave y cómodo)

*Limpieza y mantenimiento:

Limpia tus grifos con una bayeta húmeda ligeramente enjabonada, enjuágalo y sécalo con un paño seco, así conseguirás mantenerlos limpios y brillantes. No uses productos abrasivos ni estropajos.

 

La elección de un fabricante de prestigio no sólo te asegura calidad en el producto, también durabilidad y fiabilidad.