943 945 078

 

La primera prueba de que el desagüe de tu lavabo, fregadero, bañera o plato de ducha  se está atascando la ves cuando el agua se va más lentamente por el sifón.

Muchas veces nosotros somos los causantes de estos atascos. ¿Se te ocurre cómo?

Te damos algunos ejemplos y qué pautas seguir para que esto no te suceda.

.-Los detergentes, geles de ducha o jabones que usamos se van acumulando en las cañerías, si aparte de esto echamos el aceite de cocinar por la fregadera conseguimos que estos jabones se adhieran más fácil.

.- El los platos de ducha y bañeras se recogen mucha cantidad de pelo en sus sifones. Una limpieza periódica facilitará que el agua fluya mejor y tengamos menos posibilidades de atascos.

.-Evita en la medida de lo posible que la comida se cuele por la tubería del fregadero. Basta con poner un tapón con agujeros para que los restos se queden en él y con que lo limpies después de cada fregado ayudarás a que tus tuberías estén en mejor estado.

Cuando te des cuenta que el agua empieza a correr más lento por tus desagües lo acertado es recurrir a un simple desatascador, probablemente te baste con esto.

A pesar de que a veces se recomienda utilizar alambres o algún objeto que ayude al desatasco, nuestra opinión es contraria a estos usos ya que se nos pueden colar en las tuberías y hacer que el problema sea mayor o incluso perforar o dañar la tubería.

Si el problema persiste, tendrás que llamar a un profesional.

Hoy se celebra el Día Mundial del Reciclaje para concienciarnos de la importancia que tiene tratar los desechos como corresponden, para no contribuir al cambio climático, protegiendo así el Medio Ambiente.

El reciclaje se entiende como el proceso de someter a un producto ya utilizado y en desecho a un tratamiento para obtener una nueva materia prima o producto. De esta manera, los desechos se vuelven a meter en el ciclo de vida, usando así mejor los recursos naturales y reduciendo los el impacto medioambiental.

Beneficios de reciclar:

.-Reducir el volumen de residuos y por lo tanto de la contaminación.

.-Preservar los recursos naturales ya que la materia reciclada se reutiliza.

.-Ahorrar energía, ya que se necesita menos energía a la hora de fabricar un objeto con material reciclado.

.-Reducir la contaminación.

Reciclando ganamos todos.

 

 

Comprar una bombilla LED no es tan sencillo como comprar cualquier otro tipo de bombillas. Una vez tengamos un par de conceptos básicos sobre la iluminación LED, que nos servirá para ahorrar en la factura de la luz, nos será facilismo elegir la adecuada.

 

¿Qué necesito saber para comprar bombillas LED?

A la hora de comprar una bombilla tradicional nos guiábamos por los vatios; dependiendo de dónde la íbamos a colocar y cuánta luz nos tenía que dar, elegíamos una de más o menos vatios.

 

Cuando compremos una bombilla LED tendremos en cuenta una serie de conceptos básicos que nos ayudarán a tomar la mejor decisión:

* Un vatio (W) mide el consumo de energía total. Indica la potencia de la bombilla.

* Un lumen (lm) mide la cantidad de luz que emite una bombilla.

* Los grados Kelvin (K) miden la temperatura de la luz.

* La eficacia lumínica es la cantidad de luz desprendida respecto a la energía consumida. Se mide en lúmenes por vatio (lm/W).

* La iluminancia mide la intensidad de luz que incide sobre una superficie. Se mide en lux (lx)

1lux= 1 lumen/m2

Ahora que ya tenemos claro los conceptos en los que fijarnos a la hora de comprar una bombilla LED, vamos a ver cómo elegir la más adecuada.

 

¿Cómo elegimos la bombilla LED?

Para saber qué bombilla LED debemos comprar, tendremos en cuenta algunos aspectos:

 

*Según lo que queramos iluminar, escogeremos un ángulo de apertura u otro, por ejemplo:

Las bombillas LED con ángulo de apertura de 40º, se usan para iluminar de una forma más focalizada. Normalmente se usan para resaltar un rincón, zonas de lectura…

Las bombillas LED con ángulo de apertura de 120º, se usan más para iluminar por completo una superficie. Al ser más abierto este ángulo, tiene más capacidad de iluminar con una sóla bombilla LED. Ideal para iluminar habitaciones.

*A la hora de comprar la bombilla LED, tendremos en cuenta también qué temperatura de color se adapta mejor a la estancia a iluminar.

Dividiremos las bombillas según su temperatura en tres tipos:

1.- Blanco frío (6500K) luz blanca muy intensa, ideal en garajes..

2.- Blanco neutro (4000K) intensidad media, ideal en cocinas, baños…

3.- Blanco cálido (2800K) intensidad más tenue y de ambiente, ideal en habitaciones, salas de estar…

*También tendremos en cuenta la altura de los techos, a más altura, más intensidad de luz.

 

Si todavía te quedan dudas, ponte en contacto con nuestro equipo de iluminación, te asesorarán en todo lo que necesites.

Puedes llamar de lunes a viernes y de 8:00 a 13:00 y 15:00 a 18:00 al 943 945 078

Escribirnos un correo a info@inhogar.net

Enviarnos un Whatsapp al 681 106 242

Si no quieres seguir pagando recibos desorbitados por la energía que consumes en casa, ten en cuenta estas sencillas recomendaciones. Así gastarás menos y estarás ayudando a frenar el cambio climático.

Según la asociación de consumidores Facua, los recibos de la luz de un usuario tipo han pasado de una media de 66,33€  a 74,73€ el último trimestre.

Hay que tener en cuenta que la luz representa el 20% del gasto energético en la mayoría de los hogares.

Te proponemos realizar unas acciones muy simples que te ayudarán a disminuir tus gastos y de paso colaborarás en la conservación de nuestro Planeta:

 

*Solicita una auditoría energética

Te indicarán las zonas de la casa en las que se podría mejorar el ahorro energético proponiendo soluciones.

*Aísla tu casa

Para el ahorro energético es fundamental que controles las posibles fugas de aire que puedas tener en tus ventanas y puertas. Una manera sencilla y barata de atajar estas fugas en las ventanas es aplicando un poco de silicona o masilla.

*Reemplaza las bombillas convencionales

A pesar de suponer un gasto inicial, las bombillas LED suponen un ahorro de hasta un 85% en tu factura de la luz. Es uno de los cambios más sencillos que puedes hacer y con el que más ahorro puedes obtener.

*Coloca cortinas y alfombras

Tanto el calor como el frío se transmite a través de suelos y ventanas. Durante el invierno utiliza cortinas y alfombras para aislarte de los puntos fríos. Puede suponer hasta un 20% de ahorro energético. Durante el verano, mantén echadas las persianas y cortinas a las horas de más sol y ábrelas cuando caiga éste.

*Desenchufa todo lo que puedas

Desenchufa todo lo que no vayas a utilizar durante largo tiempo. Pantallas de ordenador o televisión cuando te vayas a dormir o de vacaciones. Procura no abusar del stand-by.

*Date duchas cortas

No deberías pasar más de 6 minutos debajo del chorro de agua de tu ducha, y por supuesto, procura no bañarte.

*Apaga las luces

No tengas encendidas las luces que no vas a necesitar, con este pequeño gesto ahorrarás en tu factura de la luz.

*Lava con agua fría

Los nuevos detergentes están diseñados para lavar toda la ropa con agua fría. A demás cuidarás más tus prendas más queridas. Procura lavar por las noches si tienes contratada tarifa nocturna.

*Baja la temperatura del agua de tu caldera

Baja la temperatura del agua caliente de tu caldera o termo a 40ºC, a parte de estar ahorrando, evitarás posibles quemaduras a la hora de ducharte.

*Coloca ahorradores en tus grifos

Colocando ahorradores de caudal en tus grifos, llegarás a ahorrar hasta un 60% en la factura del agua.

*No enfríes ni calientes tu casa cuando esté vacía

Programa el termostato de tu calefacción para que ponga en marcha la caldera 25 minutos antes de que llegues a casa. Dejar encendida la caldera o el aire acondicionado mientras no estás en casa es una manera de desperdiciar energía y gastar tontamente.

 

Últimamente se está poniendo de moda colocar en el baño duchas o grifos higiénicos en sustitución del bidé, bien por falta de espacio, bien por el escaso uso que se le da.

Sigue habiendo gente que no quiere renunciar a los beneficios higiénicos del bidé después de su paso por el inodoro.

Las duchas o grifos higiénicos son un sistema de ducha diseñados para el uso en el inodoro. Por su pequeño tamaño, permiten eliminar el bidé sin perder las prestaciones de éste.

La ducha higiénica está compuesta por una mini ducha que, mediante un flexo, se conecta a un mezclador empotrado para poder tener agua fría o caliente. Hay otras que se conectan a la cisterna del inodoro.

El rociador suele tener un botón para controlar la intensidad del agua. Gracias al flexo podemos mover el rociador y directionarlo como mejor nos venga.

Instalar una ducha higiénica es relativamente sencillo. Casi todos los modelos vienen con salida de agua para la cisterna, por lo que se instalará junto al inodoro.

Los modelos más completos traen salida de agua caliente y requieren de un poco más de obra ya que suelen ser modelos empotrados.

El uso de estas duchas está especialmente recomendado para hospitales, centros de la tercera edad y discapacitados y para lugares donde habitan personas con movilidad reducida

Esta es una de las eternas cuestiones a la hora de renovar nuestro cuarto de baño, ¿qué poner, otra vez bañera o cambiarnos al plato de ducha?

*Principales ventajas de la bañera:

La opción preferida por los más pequeños de la casa. Cuando son bebés, es uno de los momentos especiales para el disfrute. Higiénicamente es recomendable que los pequeños de la casa tengan esta opción.

Ideal para llegar a casa y relajarnos en un baño de agua caliente con sales y espuma, aparte de limpiar todo el cuerpo, nos quitaremos gran parte del estrés acumulado en el trabajo.

Si tenemos una mascota y la queremos lavar en casa, la bañera nos será de gran utilidad.

Si nos cortan el agua, la bañera se puede convertir en un improvisado depósito de agua.

En la bañera te puedes duchar, pero en la ducha no te puedes bañar.

*Principales ventajas del plato de ducha:

Ocupa menos que una bañera, por lo que es ideal para cuartos de baño pequeños, aseos… Incluso hoy por hoy se diseñan a medida, rectangulares, cuadrados, angulares…

Es más accesible. Al tener un escalón inferior a la altura de las bañeras, es lo más recomendable para personas de movilidad reducida

Nos duchamos más que bañarnos.

Con la ducha ahorramos más agua que con la bañera, por lo que nuestro bolsillo lo agradecerá.

*Principales inconvenientes de la bañera:

Necesitas más espacio en tu baño.

Para las personas con movilidad reducida, su acceso puede ser un grave problema, a veces, hasta muy peligroso.

Para bañarnos, necesitamos mucha cantidad de agua, con lo que agrandamos la factura de gas y agua.

El gasto excesivo de agua es poco eficiente y nada ecológico.

*Principales inconvenientes del plato de ducha:

Los niños disfrutan menos que cuando se bañan.

A día de hoy, hay pocas equipaciones para darte una ducha relajante a base de chorros, etc…